Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un escudo para Zubi

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 01/06/2014 null

Quizá antes de lo que él esperaba, el futuro de Carles Puyol ya está proyectado. Josep Maria Bartomeu, un tipo hábil, lo ha seducido para que acepte trabajar al lado de Andoni Zubizarreta en la secretaría técnica del Barça. El gran capitán, resignado por tener que dejar el fútbol antes de lo que quería y en contra de su voluntad, ha aceptado la oferta porque siempre le han atraído más los despachos que los banquillos. Además, no se puede rechazar un caramelo tan dulce dos semanas después de colgar las botas. Se trata un movimiento estratégico inteligente del presidente del Barça. Un golpe de efecto que admite diversas lecturas.

De entrada, me gusta que, por fin, el FC Barcelona intente igualarse con otros grandes clubes europeos en el respeto a las leyendas de la entidad. Sumar a Puyol al proyecto, con todo lo que simboliza, significa empezar a aprobar esta asignatura pendiente. El trato que dispensemos a Xavi en los próximos años será otro examen de madurez en este sentido. Ahora bien, por muy mito que sea Puyol, ¿puede aportar algo en su nuevo cargo? Confío que sí. Lo tiene todo por aprender y necesitará un tiempo para adaptarse, pero no dudaría de alguien que se ha comportado como lo ha hecho Puyol en el campo y que ha sido tan noble en el momento de dar un paso atrás. Es barcelonista, honesto y de fútbol. Tras 15 años en la élite, algo sabrá, ¿no? Aunque no debute hasta septiembre, estaría bien que participara en la elección del central que debe tapar su hueco. Si Zubi ha elegido a Ter Stegen...

El fichaje de Puyol, no obstante, tiene una derivada política muy interesante. Bartomeu, tras cuatro intensos meses en el cargo, quiere aprovechar la pausa estival para hacerse más suyo el club a todos los niveles. Ha delegado en Zubizarreta la responsabilidad de regenerar la plantilla, aunque es consciente de la poca popularidad del director deportivo en el entorno y en algún sector de la junta. La confianza de Bartomeu es una gran oportunidad para Zubi. Oportunidad con riesgo. Zubi es un buen teórico, un experto gestor, un buen usuario de PowerPoint y de la tecnología aplicada a su ámbito, pero en estos cuatro años, de forma voluntaria o no, se ha mostrado más pasivo que activo. Ahora, le toca. Le está tocando. Es su momento. Ha fichado a Luis Enrique (ahora sí), ha apadrinado a dos porteros, ha confiado en Rafinha y Deulofeu, y debe limpiar el vestuario con la misma frialdad que ha desmantelado el organigrama del fútbol base. Si sale bien (ojalá), se colgará unas cuantas medallas. Si sale mal, Puyol le ayudará a parar el golpe. El portero ya tiene un central para evitar la goleada. Por si acaso

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon