Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un gigante que mide medio metro más que su bate

SPORTYOU SPORTYOU 06/10/2016 Antonio Gil
Un gigante que mide medio metro más que su bate © Getty Images Un gigante que mide medio metro más que su bate

José Altuve puede presumir de haber sido distinguido como mejor bateador de la Liga Americana de Béisbol (MLB) por segunda vez en tres años. Un logro valioso de por sí, con un valor mucho mayor si se tiene en cuenta que el jugador de menos estatura de todas las Grandes Ligas. El segunda base venezolano de Houston Astros rebasa por muy poco el 1.60 de altura, medio metro más que la longitud máxima permitida para un bate de béisbol reglamentario. Una combinación explosiva que le convierte en un pelotero especial y un claro ejemplo de superación que sirve como modelo para miles de chicos en todo el mundo. Lo que muchos expertos vieron como un cúmulo de taras para convertirse en jugador profesional se ha convertido en un arma secreta para triunfar entre los más grandes, en cuanto a técnica y tamaño.

“Hice una prueba con Houston Astros cuando sólo era un niño. Había diez u once ojeadores y cuando acabé me dijeron que no volviese al día siguiente”, relata Altuve cuando se le pregunta por el que pudo ser el día de la mayor decepción de su vida. Sin embargo, la cabezonería fue su mejor aliado. Su padre se enteró de que en la segunda prueba con el equipo habría un ojeador que no le había visto el día anterior. “Regresé con mi padre al día siguiente y el ojeador dijo: ‘¿Quién es este chico? Es muy bajito. A ver qué tal le va’. En cuanto me vio correr un par de veces y batear, se dieron cuenta de que sabía jugar al béisbol”. No aceptar un 'no' por respuesta le puso un contrato sobre la mesa.

Un ejemplo para los bajitos

“Muchos se identifican con José Altuve porque tiene todo en su contra, pero rinde cada día", dice el general manager de los Astros, Jeff Luhnow. "Es una persona genuina. Quiere inspirar e inspira a mucha gente. Se motiva cuando le dicen que no puede hacer algo porque mide 1.60”. Estas palabras definen perfectamente la máxima del tesón que acompaña al jugador desde sus primeros pasos en un campo de béisbol. A base de trabajo, Altuve ha sabido sacar el mayor rendimiento posible a su velocidad, agilidad y reflejos. Su estatura es una ventaja a la hora de moverse en distancias tan cortas como implica jugar en el infield, y su punto de gravedad le permite ejecutar acciones que hombres más altos no finalizarían con éxito. Una serie de ventajas que todavía son mayores cuando se trata de plantarse delante del pitcher de turno y batear.

Su punto de gravedad permite a Altuve ejecutar acciones que hombres más altos no finalizarían con éxito

No es lo mismo lanzar contra un jugador de ‘medidas estándar’ que hacerlo contra alguien como el venezolano. Para empezar la zona de strike, situada entre las rodillas y el pecho del bateador, por donde debe pasar la bola para poder eliminarlo, se reduce considerablemente. Un plus al que hay que sumar, además de horas y horas de entrenamiento, que un arma de madera de 1.10m. en manos de alguien tan pequeño se convierte en mucho más peligrosa que en alguien aproximadamente 20 centímetros más alto. Razones más que suficientes para entender que los bates de Altuve sean sus mejores amigos y sus aliados más peligrosos. “Posiblemente uno de los momentos que menos le gusten a José es cuando rompe alguno de sus bates al golpear la bola lanzada por el pitcher. Adora sus bates y es como si se le rompiese su juguete favorito”. Unos juguetes que no paran de darle alegrías a uno de los ídolos del momento en Houston, Venezuela y de niños sin las condiciones óptimas para jugar al béisbol repartidos por todo el mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon