Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un gran Real Madrid borra al Sevilla

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 04/01/2017 Julián Ávila
Un gran Real Madrid borra al Sevilla © Getty Images Un gran Real Madrid borra al Sevilla

El Real Madrid jugó el mejor partido de la temporada y arrolló al Sevilla en el partido de ida de la Copa del Rey (3-0) con una primera parte espectacular.

Sin la BBC, el Real Madrid juega a otra cosa. Sus fundamentos futbolísticos afloran alrededor del colectivo y puede dar fe de ello el Sevilla. La primera parte ante el Sevilla fue para enmarcar en todas sus vertientes. Desarboló nada menos que al equipo de Sampaoli conn un guión bien argumentado en torno a una presión asfixiante en el campo contrario, a la circulación de la pelota a un elevado ritmo, a la anticipación en las acciones y al mucho acierto en el área rival.

Decepcionó el Sevilla. O más bien, el Madrid jugó una primer parte muy completa. La puesta en escena fue impecable. Casemiro robó un balón en la frontal a N'Zonzi y James fabricó una banana a la que Sergio Rico no pudo ofrecer una respuesta. Un gol a los diez minutos revolucionó el partido con un Madrid dueño y señor de todo lo que sucedió en el césped.

En plena avalancha de buen juego Modric pudo hacer el segundo con una tijera que se marchó cerca del palo. Rugió el Bernabéu como antaño sin necesidad de llegar al minuto noventa y tres. Sergio Rico volvió a ser protagonista en una volea espectacular de Marcelo. Esta jugada acabó el córner por error de Mateu, que debió señalar una falta de Morata sobre Mercado. En el saque de esquina se resolvió con el tanto de Varane.

Con dos a cero, el Sevilla se soltó el corsé y gozó de dos claras ocasiones pero se encontró con Kiko Casilla. El Madrid se dejó llevar por el resultado pero encontró el tercer tanto en el último minuto antes del descanso con un penalti raro de carambola. James empujó a Modric y el colegiado vio otra cosa. No fue penalti. James se encargó de hacer el tercero.

En la segunda parte, el Real Madrid bajó revoluciones y el Sevilla buscó el tanto que le diese algo de vida para la vuelta dentro de siete días. No mejoró el enfermo en el apartado de falta de actitud y no llegó ese maná que invite al público sevillista a acudir al Pizjuán el próximo jueves.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon