Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un jugador de dibujos animados

AS AS 16/04/2014 Tomás Roncero

Rudy Fernández se cansó de la NBA y regresó para divertirse jugando en el Madrid. El orden inverso al habitual, pero eso demuestra la grandeza del mallorquín. Y de este equipo que sigue siendo el rey de Europa (8 coronas le avalan). Cuando Spanoulis sacó a pasear su chistera hasta equilibrar el espléndido primer cuarto (se pasó de un 27-12 a un 40-40), apareció Rudy y su gran repertorio para recordarle a estos griegos osados y macarrillas (su juego subterráneo fue lamentable) que este Madrid puede arrebatarles el trono que han ocupado justamente los rojiblancos (visten como el Atleti) en los dos últimos años.

La excepcional aplicación en DE-FEN-SA de los hombres de Laso decidió el match. Rudy daba una lección en la anticipación, Llull y Sergio Rodríguez rebañaban balones imposibles, Bourousis, Mejri y Darden ponían tapones como si midiesen tres metros, Reyes se salía en el poste bajo y se pegaba sin miedo con el provocador Petway... Spanoulis sacó la bandera de rendición cuando vio que el marcador atropellaba a su equipo (81-63). El Chacho había roto varias cinturas, Mejri se marcaba un triplazo que ponía en pie el Palacio y Bourousis completaba la fiesta reaccionando a una agresión lamentable de Petway. Mañana hay que firmar el 2-0 y no entrar en su juego sucio. El Olympiacos busca un ambiente infernal en El Pireo para dar la vuelta a la eliminatoria con otras armas alejadas del juego. Llegan tarde. La imaginación es nuestra. ¡Hala Madrid!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon