Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un punto de satisfacción

Marca Marca 04/05/2014 Tomás Campos

Sevilla y Villarreal firmaron este domingo un armisticio que acerca a ambos equipos a sus objetivos ligueros. Los de Emery, que llegaban cansados tras el esfuerzo europeo de Mestalla, suman un punto que les garantiza al menos la sexta plaza y les mantiene momentáneamente quintos con independencia de lo que haga la Real frente al Granada este lunes.

El 'Submarino', por su parte, acaricia ya con las dos manos la séptima plaza, todo un logro si se tiene en cuenta que se trata de un recién ascendido. Su regreso a Europa, donde ya firmó notables gestas, es una buena noticia para el fútbol español, que necesita a equipos bien gestionados que sirvan de ejemplo a muchos otros.

De inicio, Emery apostó por las lógicas rotaciones, lo que no debilitó en exceso a su equipo a tenor de lo visto en la primera parte. Y es que el Sevilla tuvo más y mejores ocasiones que un Villarreal dominador pero con escasa pegada.

Un remate a bocajarro de Marin, que Asenjo detuvo con notable acierto, fue la primera ocasión de gol realmente reseñable de la contienda, aunque la más clara, al menos en este primer acto, fue para Vitolo, que se topó con una mano salvadora del buen cancerbero amarillo tras una excelente pared con Gameiro. Hubo más chances, para uno y otro bando, pero ninguno tan notable.

La segunda parte siguió por los mismos derroteros, con el Villarreal mandando en la medular y el Sevilla fiando su suerte a su fútbol más vertical.

Un 'pase de la muerte' de Jairo al que Gameiro no llegó en boca de gol pudo cambiar el sino del partido aunque la ocasión más clara de la tarde fue para Musacchio, que falló casi a puerta vacía tras una gran combinación del todo ataque amarillo. Al central, poco habituado a este tipo de regalos, se le hizo de noche cuando vio a Varas batido.

Tuvo una más, y muy clara, el Villarreal, pero Cani no precisó su disparo tras una gran diagonal de Giovani dos Santos. El mexicano fue lo mejor de un partido que, para qué negarlo, no pasará a la historia de la competición liguera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon