Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un Rudy descomunal acaba con la tozudez maña del CAI

Marca Marca 04/05/2014 marca.com

Los grandes jugadores lo demuestran en los días smokin y también cuando toca ponerse el mono. Rudy es uno de ellos, por eso es uno de los grandes de Europa, si no el más. Él solito, con una actuación descomunal (30 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes) despertó de su apatía a un Madrid que sufrió ante un combativo CAI.

Liga Endesa / Versión descafeinada del Real Madrid © Liga Endesa - Versión descafeinada del Real Madrid Liga Endesa / Versión descafeinada del Real Madrid

Los maños sólo hincaron la rodilla ante la exhibición del mallorquín, que tiró más que nunca de su equipo con 7 puntos en el primer cuarto, 8 en el tercero y 13 en un último acto memorable en el que cerró el partido con una hemorragia ofensiva que hizo saltar por los aires la resistencia del CAI.

El Madrid empezó sin el mínimo de intensidad exigible y el CAI, un buen equipo pese a la importante pérdida de Shermadini (que ahora calienta banquillo en Olympiacos) se le subió a las barbas de inmediato (4-9, min 4). Tuvo que ser Rudy Fernández, el de siempre, con ocho puntos, quien sacase a los blancos del lodazal en el que se habían metido ellos solitos (12-9, min 6).

Pero el mallorquín se marchó al banco tras cometer su segunda falta y su equipo volvió a las andadas. Esta vez ni siquiera la segunda unidad aportó el brío suficiente al partido y el CAI, moviendo el balón con inteligencia, echándole ganas en defensa y aprovechando la tenacidad de Sanikidze y Tomás y los triples de Tabu, metió de nuevo la directa con un parcial de 10-0 (14-22, min 12).

El Madrid, huérfano de juego interior -la baja forma de Bourousis y Mirotic empieza a ser preocupante- no había metido una hasta entonces, pero el Chacho abrió el grifo de la inspiración con dos triples y Díez y Carroll le secundaron con otros dos para permitir a su equipo retomar la delantera con un parcial 16-5 (30-27, min 15).

Reyes, otro que siempre da el callo en la oficina, también arrimó el hombro, pero Sanikidze, en un clinic de optimización de recursos ofensivos, mantuvo al CAI (36-39, min 19), mientras Bourousis cometía su cuarta falta y provocaba una técnica al banquillo. Pero ellos no tenían la culpa de su falta de concentración. Y mucho menos de su desidia.

Dos triples de Tabu y 10 puntos consecutivos de Jones, que se merendó al 'forofo' Slaughter, volvieron a disparar a los maños en el marcador (49-56, min 25). Rudy, quién si no, secundado por Mirotic y Llull, lideró con sus penetraciones a lo kamikaze la reacción blanca (67-60, min 30), cimentada desde el tiro libre (10 sin fallo los últimso cuatro minutos) y con una intensidad defensiva que hasta entonces había brillado por su ausencia.

En el último cuarto llegó el desmelene de Rudy, que con trece puntos (incluidos tres triples) desarboló a la defensa maña, que claudicó definitivamente ante su muñeca. Cualquiera diría que desde hace un par de partidos tiene un dedo de la mano derecha tocado y con protección. Así son los grandes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon