Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una Liga peligrosamente disputada

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 14/05/2016 Nacho Palencia
Una Liga peligrosamente disputada © Getty Images Una Liga peligrosamente disputada

La Liga la ganó el más regular. El Real Madrid perdió la Liga, allá por diciembre, cuando los jugadores estaban más pendientes de doblarle las sábanas a Rafa Benítez que de pelear codo con codo con indios y culés. El Atlético de Madrid no hizo ruido, fue silencioso, muy fiable atrás y eficaz arriba pero se apeó del campeonato una parada antes que merengues y azulgranas. Resulta curiosa la recta final del Real Madrid. Quizá el Barcelona se vio campeón demasiado pronto y una 'avería' en el mes de abril enchufó a los dos equipos de la capital. El 'Ferrari' de Luis Enrique pasó exactamente 15 días en el taller (del 2 al 17 de abril). En ese periodo perdieron 9 puntos en Liga y quedaron eliminados de la Champions League. Excesivo castigo para una 'MSN' que -fuera camisetas, colores, bufandas y vuvuzelas- nos ha maravillado partido a partido.

Del Atlético me quedo con su solidez y su manera de competir. Esta temporada es la que certifica que los del Cholo Simeone van a estar disputando la Liga muchos años más. Jugar contra ellos es un dolor de cabeza para cualquier equipo y para meterle gol hay que tener una doble licenciatura, ser catedrático y hablar cuatro idiomas. Y Torres. Desde enero hemos visto al Fernando Torres de 2008 y eso no lo consiguió ni el Chelsea, ni Mourinho, ni Milán.

Del Madrid destaco su bipolaridad. Un equipo capaz de ganar en el Camp Nou pero que no pasó del empate en los dos partidos frente al Málaga. Ha mezclado dosis de buen fútbol con rachas de anarquía táctica. Los goles de Cristiano, Gareth Bale y Benzema han mantenido el barco a flote y la psicología de Zinedine Zidane ha devuelto el rumbo a un equipo que no se centró hasta el mes de febrero.

El penalti que Messi cedió a Luis Suárez, la verticalidad de Neymar, el olfato y el hambre de Luis Suárez y la puesta a punto de Piqué. Un Barcelona que mereció el campeonato tras una fastidiada gripe que superó con un 0-8 en Riazor. Otro año más han fracasado en las oficinas. Los fichajes de Arda Turan y Aleix Vidal han sido decepcionantes y entre los dos, el club desembolsó más de 60 millones de euros.

Acabó una Liga preciosa, en la que los grandes vuelven a pinchar fuera de casa y pasan apuros para sumar de tres en tres. El título no es cosa de dos: el Atlético de Madrid ya es una bendita realidad. Sevilla, Celta, Villarreal y Athletic se colocan en un segundo escalón demostrando en Europa que en otras Ligas lucharían por ser campeones. Tenemos una asignatura pendiente: la Real Sociedad y el Valencia deben encontrarse para conseguir sus objetivos. La exigencia de esta Liga les debe servir de advertencia. En España no vale con tener buena plantilla. No somos los que mejor vendemos la Liga y en ocasiones somos bastante chapuceros y poco agradecidos con los más modestos, pero nuestro fútbol es el mejor del mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon