Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una puerta demasiado abierta

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 25/05/2014 J.L. Lorenzo

Uno de los aspectos que ha lastrado a la Real en el campeonato que terminó el pasado fin de semana ha sido el excesivo número de goles encajados (55) . Y es que sólo seis equipos -Rayo (80), Betis (78), Almería (71), Osasuna (62), Valladolid (60) y Granada (56)- han recibido más tantos que los txuri urdin, que, en este sentido, han concedido más de la cuenta. Haciendo una comparativa con años precedentes, únicamente en la 10/11, en la del regreso a Primera, los realistas firmaron un peor registro con esos 66 goles encajados y que a punto estuvieron de convertir a la Real en nuevo equipo de Segunda División justo un año después del añorado ascenso.

El equipo entrenado por Jagoba Arrasate ha recibido seis goles más, por ejemplo, que el de Montanier del año pasado. En ese ejercicio solo los tres primeros clasificados (Barça, Madrid y Atlético) presentaron mejores registros. Y es que han sido varios los partidos en los que la Real ha visto perforada su portería con excesiva facilidad. Las 'manitas' en el Barnabéu y en El Madrigal, los cuatro que le marcó el Almería en los Juegos del Mediterráneo, el Madrid en Anoeta, el Atlético en el Calderón o el Barça en el Camp Nou vinieron a poner de manifiesto las facilidades ofensivas que han mostrado los blanquiazules a lo largo de todo el ejercicio liguero.

Quizá lo más preocupante de todo es que buena parte de estos goles han llegado gracias a fallos defensivos impropios de un equipo de Primera División, algo que acabó por desquiciar en numerosas ocasiones a un Jagoba Arrasate que no daba crédito a lo que estaban viendo sus ojos.

Sangría fuera de casa

En Anoeta, por lo menos, el equipo blanquiazul sí que se ha mostrado fuerte a la hora de defender la portería de Claudio Bravo, no así a domicilio, donde se ha mostrado incapaz de detener la sangría. Sólo en tres campos (Levante, Málaga y Sevilla) lograron mantener la portería a cero. De los55 goles encajados, 36 llegaron lejos de Anoeta, lo que habla bien a las claras de los problemas defensivos del equipo fuera de casa. En Amara, por contra, sí que lograron salvar los muebles (19)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon