Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Unas rotaciones en entredicho

Goal.com Goal.com 26/09/2014 Sergi Sanz

El técnico del Barcelona, Luis Enrique Martínez. © AP El técnico del Barcelona, Luis Enrique Martínez. Luis Enrique ha insistido varias veces en el tema: él gestiona su plantilla como cree conveniente, siempre sabiendo que todos van a ser necesarios a lo largo de la temporada y que llegar descansados a los meses más decisivos es vital para luchar por los títulos. Cada entrenador tiene su manera de gestionar sus plantillas, y Luis Enrique ha dejado clara cuál es la suya.

Los métodos del técnico del Barcelona son desde luego valientes. No tiene problema ninguno en sentar a Neymar para dar entrada a Sandro con 0-0 en el marcador. No se le puede acusar de tener favoritos, ni de achantarse ante grandes nombres, eso desde luego. Pero su sistema de rotaciones puede traer algún problema en el futuro.

Todo el mundo sabe de la importancia de tener una plantilla amplia y que todos los jugadores se sientan importantes, pero cambios demasiado bruscos puede desestabilizar al equipo. El otro día ante el Málaga, Luis Enrique introdujo tres cambios en la línea defensiva y lo demás lo dejó igual. Douglas debutaba con los azulgranas, Gerard Piqué no está atravesando su mejor momento y Marc Bartra apenas está contando con minutos. Los tres son merecedores de estar en el once, pero alinearlos juntos en un partido complicado fuera de casa, es un riesgo demasiado alto.

El Barcelona tiene jugadores de tan alto nivel como para que cualquier once sea competitivo, pero no todos están en buena forma. Alinear en una línea de cuatro a tres jugadores que están en momentos bajos puede no ser tan beneficioso para el equipo. De momento, Luis Enrique ha administrado muy bien los minutos de sus jugadores y ninguno de ellos puede estar descontento, pero las rotaciones se tienen que hacer con inteligencia y pensar siempre en lo mejor para el equipo.

La jugada le salió bien al Barcelona en La Rosaleda. O bien a medias. El equipo no encajó ningún gol con una defensa inédita, pero falló a la hora de resolver en ataque. Más que cambios de jugadores, los azulgranas deberían estudiar una manera de superar esas defensas tan férreas que proponen algunos contrarios.

Hasta ahora el Barcelona ha dejado muy buenas sensaciones y la afición está ilusionada con el proyecto de Luis Enrique, que parece tener sus ideas muy claras y al que no hay nada que reprochar. Sólo él sabe cómo administrar a su plantilla, pero no tener un once tipo puede llegar a ser negativo durante el transcurso de la temporada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon