Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vanderlei de Lima, de víctima a héroe 12 años después

SPORTYOU SPORTYOU 06/08/2016 sportyou
Vanderlei de Lima, de víctima a héroe 12 años después © Getty Images Vanderlei de Lima, de víctima a héroe 12 años después

Vanderlei de Lima, de 46 años, fue el encargado de encender el pebetero olímpico en el estadio de Maracaná. Tras la baja de Pelé por motivos de salud, el ex maratonista brasileño vivió un nuevo capítulo en su carrera que quedará guardado en su memoria, esta vez en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Durante los Juegos de Atenas 2004, con 35 años, fue víctima de un desgraciado episodio. Lideraba la prueba de maratón y sólo seis kilómetros le separaban de la medalla de oro. De repente, un aficionado se abalanzó sobre él para hacerle perder tiempo. El espontáneo (un antiguo sacerdote irlandés llamado Cornelius Horan) consiguió su propósito tras sacarlo de la pista durante unos segundos.

Con ayuda de otros aficionados, el Lima consiguió zafarse de su agresor y volver a la pista, pero ya sin la concentración necesaria para mantenerse en cabeza. Se tuvo que conformar con un amargo bronce que recordará durante toda su vida, por detrás de Stefano Baldini y Mebrahtom Keflezighi.

"Me siento feliz por haber llegado el tercero en una prueba tan dura como ésta, no quiero pensar en lo que habría pasado si no me asaltaba aquel espectador", confesaba luego. "Me perjudicó mucho durante los kilómetros que restaron. Tal vez, si no me hubiera asaltado, habría ganado porque me cortó el ritmo. Tuve mucho miedo"; "estoy muy contento con el bronce pero si me diesen el oro para subsanar lo que me ha pasado estaría mucho más feliz".

Ahora, 12 años después, Lima ha vuelto a ser protagonista en unos Juegos, aunque de forma muy distinta: como último portador de la antorcha olímpica, que entró en el mítico estadio en manos de Gustavo Kuerten, y encendiendo el pebetero que iluminará Río durante los próximos 16 días.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon