Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Verstappen, la pimienta de la Fórmula 1

SPORTYOU SPORTYOU 14/11/2016 David Sánchez de Castro
Verstappen, la pimienta de la Fórmula 1 © Getty Images Verstappen, la pimienta de la Fórmula 1

Cuando Max Verstappen subió a la Fórmula 1, Helmut Marko, responsable de los devenires deportivos de Red Bull, osó compararle con el mismísimo Ayrton Senna. Semejante sacrilegio, en opinión de muchos, unido a que iba a ser el rival de Carlos Sainz, le granjeó en España un ejército de detractores que cada vez que se equivoca, están ahí para recordarle que no es tan bueno como lo pintan. Sin embargo, con actuaciones como la de Brasil, está empeñado en demostrarles que es la irrupción más fulgurante en el Gran Circo de las últimas décadas.

Verstappen ha dejado claro que lo de "por ahí no se puede" se hizo para otros pilotos. Él es capaz de adelantar por fuera en las 'S' de Senna, en lluvia, y a un piloto como Nico Rosberg que se está jugando el Mundial. Y ni la llamada a su padre para que le llame al orden es capaz de frenarle en su ímpetu de dar espectáculo.

No son pocos los que le avisan de que su actitud no es propia de la Fórmula 1 de ahora. Sebastian Vettel, que tampoco se corta mucho a la hora de adelantar (que se lo digan a Alonso), se ha convertido en uno de sus grandes detractores, pese a que compite en el coche en el que él brillaba hasta no hace mucho. Este domingo, en Interlagos, fue una de sus víctimas. Poco o nada pudo hacer para evitar que le adelantase, directo hacia el podio y con todos sus fans chillando ilusionados porque el anodino espectáculo en el que se estaba convirtiendo la Fórmula 1 había descubierto a su próxima gran estrella a adorar. Normal que hasta cuando se equivoque siga ganando el premio 'Piloto del Día', ya rebautizado como 'Verstappen del Día' en las redes sociales.

Salvo debacle, está llamado a batir todos los récords de precocidad posibles. Este domingo se convirtió en el piloto más joven de la historia en marcar una vuelta rápida de carrera, con 19 años, un mes y 14 días. Otro récord más al saco, y los que le quedan. Niki Lauda es su último fan. Después de la carrera, alucinaba con lo que había hecho el joven Max: "Ha hecho un trabajo increíble. Sabía que era bueno, y ha probado de nuevo lo que puede hacer". Son palabras de un tres veces campeón del mundo, ni más ni menos.

Sus 'haters' tenían razón. No es el próximo Ayrton Senna: es el primer Max Verstappen.

MÁS EN MSN

-Schumacher reaparece... en las redes sociales

-Alonso: "La próxima vez me voy contra Vettel"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon