Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vigo, el Erasmus de Luis Enrique y Rafinha

SPORTYOU SPORTYOU 01/10/2016 Marc Fuster
Vigo, el Erasmus de Luis Enrique y Rafinha © Getty Images Vigo, el Erasmus de Luis Enrique y Rafinha

En todo aprendizaje, el proceso hasta llegar a la cima es lento y en muchas ocasiones complejo. A veces, también es necesario partir de la que es tu casa para acabar volviendo siendo mejor. Este es el camino que siguieron Luis Enrique y Rafinha antes de aterrizar en el actual Barça. Ambos compartieron vestuario en el Celta para una temporada más tarde regresar al conjunto azulgrana más maduros.

La trayectoria que siguieron ambos es parecida. La única diferencia es el paso de Luis Enrique por la Roma después de completar con el Barça B la mejor temporada en Segunda División del filial azulgrana, con Rafinha en sus filas. El brasileño siempre fue una de sus debilidades y cuando el conjunto vigués contactó con 'Lucho' para fichar por el Celta no dudó en pedir el préstamo al Barça del brasileño. El club, consciente del potencial del menor de los Alcántara y de las pocas posibilidades de disputar minutos en el primer equipo, no dudó en cederle para que pudiera foguearse junto al entrenador que tenía Andoni Zubizarreta apuntado como el técnico del futuro.

En Vigo saborearon la Primera División. Rafinha llegó a disputar 33 encuentros, 28 de ellos como titular, y marcó cuatro goles, su mejor registro hasta el momento. Junto a Augusto Fernández y Borja Oubiña, el brasileño tuvo continuidad en el 4-3-3 con el que ya jugaba en el Barça B con Luis Enrique. El asturiano, pese a su aventura por el Calcio, siempre buscó aportarle al Celta un juego de toque, rápido y vistoso, algo que no se veía en Balaídos desde que Eusebio Sacristán dejó Vigo para suplir la baja de Luis Enrique en el filial azulgrana. Al lado de Nolito, Orellana, Charles y Krohn-Dehli puso en práctica todos los conceptos aprendidos en la Masia.

El Erasmus de ambos fue tan provechoso que el Barça decidió repescarlos para el 'nuevo' proyecto. Luis Enrique pasó de dirigir a un equipo de media tabla -acabó noveno con el Celta-, a uno que aspiraba a todo. El fútbol que puso en práctica en Balaídos le sirvió para que Zubizarreta se fijara en él como el sustituto del 'Tata' Martino. Con la filosofía Barça pero con una marcha más, con un fútbol más rápido y con menos toque, Luis Enrique fue capaz de ganar el triplete en su primera temporada al frente del equipo. Las prácticas en Vigo fueron provechosas y demostraron a más de 1.000 kilómetros de distancia que su lugar estaba en Barcelona.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon