Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Xavi Pascual y Pablo Laso, crecidos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 13/05/2014 Jesús Pérez Ramos
Photo © Image MundoDeportivo.com

"El equipo está bien". Xavi Pascual y Pablo Laso, los entrenadores del Barça y Real Madrid, respectivamente, coincidieron ayer en esta frase al analizar cómo llegan sus equipos a la semifinal del viernes en el marco de la Final Four de la Euroliga. "Estamos en una buena situación anímica –aseguró Pascual–. El partido del sábado contra el Madrid nos confirma que estamos en una buena trayectoria. Para nosotros era importante ganar, porque hubiera sido la cuerta vez perdiendo con ellos". "Nosotros hemos respondido bien en todas las citas –afirmó Laso–. Si hubiéramos ganado el sábado podríamos pensar que les podemos derrotar siempre. Es un partido que no me genera ninguna duda sobre la capacidad de mi equipo. Cada partido es diferente y más éste. Lo que llega ahora es una semifinal de Euroliga, en un entorno diferente".

Pascual se refirió ayer a la progresión que ha mostrado el equipo a lo largo de la temporada explicando que "ya sabía que íbamos a ir evolucionando. Hemos ido haciéndonos 'grandes' y a veces un equipo así tiene que perder partidos para ser 'grande' más adelante. Creo que hemos ido cumpliendo bien las etapas y llegamos a tope". "Valoro el trabajo que hemos hecho, llevamos más de 60 victorias –indicó Laso–, pero hablar de lo que ha ocurrido antes no vale. El hecho de jugar una Final Four significa que durante ocho meses has estado a un altísimo nivel y ahora tienes la suerte que has buscado de poder ser campeón. Es como el pastel al que le falta la guinda".

El técnico del Barça consideró que "la Final Four penaliza mucho a la gente que no sabe controlar sus emociones y cuando llegas a la ciudad pasan muchas cosas, hay muchas expectación de los medios y de los aficionados y todas tus rutinas cambian, todo es diferente, no haces nada de lo que haces habitualmente. Me gustaría que nada de eso nos distrayera".

El entrenador del Madrid, por su parte, apuntó que "lo más difícil es tener que lidiar con lesiones en una temporada tan competitiva y exigente, pero hay que aceptarlo. Me hubiera gustado que Carroll y Draper no se lesionaran, pero a pesar de eso el equipo ha sido capaz de sobreponerse y llegar a los objetivos que nos marcamos al inicio de temporada". Felipe Reyes está mejor de sus problemas musculares, pero Draper es duda hasta el último momento.

Pascual, por su parte, está pendiente del estado físico de Navarro. "Está todavía por debajo de sus compañeros y hemos de ir poco a poco –explicó el técnico–. No podemos forzar más de la cuenta, pero hemos ganado sin él en pistas como la del Fenerbahce y también hemos ganado en otras pistas sin alguno de sus compañeros. Intentamos no ser un equipo líneal o que busque siempre las mismas cosas de la misma manera. Hemos intentado demostrar que ningún jugador es imprescindible, pero todos son necesarios"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon