Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Y ahora a por la undécima"

AS AS 25/05/2014 As.com

Un Santiago Bernabéu prácticamente lleno recibió a los campeones como héroes. Los héroes de la Décima, que 12 años después devolvieron al Madrid al cielo de Europa y devolvieron a Madrid un título que ningún club tiene tantas veces repetido en sus vitrinas.

Los jugadores se habían hecho esperar. Llegaron en autobús al estadio de Concha Espina a las 22:30 después de pasar por la Puerta del Sol y el Ayuntamiento de Madrid, ya que la jornada de Elecciones obligó a retrasar el horario de los actos. Sin embargo, fueron ellos los que esperaron en el inicio del espectáculo, con el estadio a oscuras proyectando imágenes de la temporada, la peculiar animación de Miki Nadal y la nueva canción blanca que quiere convertirse en himno del Madrid.

El primero en salir fue el míster Carlo Ancelotti, que precedió a Zinedine Zidane y Paul Clement, todos recibidos bajo una gran ovación. Después, según el orden decreciente de los dorsales, cruzaron la pasarela hasta la plataforma del centro del campo los verdaderos protagonistas, de Diego López a Casillas.

Fueron Iker y Sergio Ramos los encargados de levantar el codiciado trofeo ante cerca de 70.000 asistentes. Y como banda sonora, 'We are the champions' de Queen se alternaba con el 'Cómo no te voy a querer', que ha tenido que adaptar su letra. "Esta Décima es por todos vosotros, por todos los madridistas del mundo. Espero que la disfrutéis, después de hoy ya toca pensar en la undécima", dijo Casillas después de que Arbeloa le cediera el micrófono.

El Real Madrid acude a la sede del Gobierno regional y al Ayuntamiento de la capital antes de llegar al Estadio Santiago Bernabéu para celebrar la decima Copa de Europa. © FELIPE SEVILLANO El Real Madrid acude a la sede del Gobierno regional y al Ayuntamiento de la capital antes de llegar al Estadio Santiago Bernabéu para celebrar la decima Copa de Europa.

"Me siento un privilegiado de formar parte del mejor equipo del mundo, ojalá pueda estar aquí muchísimos años y pueda retirarme en este club. Llevo dentro el cariño de la afición. Es un sueño cumplido poder levantar la 'orejona' pero eso requiere muchísimo trabajo que hemos hecho los jugadores, los técnicos y todos vosotros. Se lo dedico a mi mujer y a mi hijo, y también a Pitina, la mujer de Florentino, que nos ha ayudado desde el cielo", confesó Sergio Ramos antes de que Cristiano Ronaldo repitiera el "¡Uno, dos y tres, Hala Madrid!" como en su primer día vestido de blanco.

No se ruborizó Ancelotti cuando, micrófono en mano, entonó sin errar una nota el 'Hala Madrid y nada más' de Red One. No era Plácido Domingo, pero alguno desde la grada pudo confundirlos: "Es un orgullo hacer nuestro trabajo para hacer felices a la gente que nos sigue, eso es el fútbol". Los jugadores acercaron la copa a la afición y Álvaro Arbeloa puso el epílogo a la fiesta: "Ahora todo es felicidad, pero para conseguir esta Champions hemos pasado momentos duros. Es indescriptible, hemos ganado el trofeo más importante del fútbol, es muy esperado durante mucho tiempo e irrepetible. Lo importante es poder compartirlo con la gente que quieres y con todos los madridistas".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon