Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Zubero gana su segunda etapa y Zugasti mantiene el liderato

AS AS 30/04/2014 Álex Biescas
La cuarta etapa. La cuarta etapa.

La cuarta jornada de la Titan Desert by Garmin fue, para lo favoritos, una jornada de transición. No porque decidieran tomárselo con calma, sino porque la dureza de la etapa y el recelo entre los grandes favoritos anuló cualquier escapada. Al final, Julen Zubero se llevó la victoria al sprint y Ibon Zugasti mantiene el liderato perdiendo 19 segundos respecto a Fojtik.

Tras 17 kilómetros de enlace por carretera la etapa arrancó aún por pistas pedregosas y rápidamente se partió. Fran Pérez se escapó en solitario y los grandes favoritos (Zugasti, Ramos, Fojtik, Betalú, Zubero y Pujol) se pusieron rápidamente en cabeza, con una media superior a los 30 kilómetros por hora, dejando atrás al resto de corredores. Sin compañeros ni estructuras de equipo como en el ciclismo en ruta, nadie se atrevía a atacar y todos se miraban de reojo. Incluso llegaron prácticamente a parar, entre reproches y gritos para ver quien hacía un relevo, habiendo rebasado ya al escapadao Pérez. Así transcurrió la gran mayoría de la etapa, hasta que en los últimos kilómetros Betalú y Zubero, a los que luego se les unió Milton Ramos, apretaron el ritmo para tratar de ganar la etapa. Se la llevó finalmente Zubero, igual que el primer día, y los reproches cruzados entre Betalú y Zugasti continuaron. En féminas ganó, un día más, Claudia Galicia (entrando de la mano con Sonya Looniey) que se ha llevado todas las etapas de esta edición y que tiene muy de cara la victoria final.

Pero para el resto de los participantes, que son la mayoría, esta jornada fue especial: llegó el desierto. Los corredores se enfrentaron a los primeros bancos de arena con las imponentes dunas de Merzouga al fondo. Una estampa idílica, de decorado de Hollywood, en el que los ciclistas sufrieron lo indecible bajo un sol de justicia. 120 kilómetros a más de 38 grados, entre pequeños poblados y poblaciones nómadas, en los que los niños corrían hacia la carretera al paso de las bicicletas. Luis Pasamontes, uno de los nombres ilustres de esta Titan, paró, habló con los críos y les regaló bidones y geles, algo de lo que casi se arrepiente más tarde, pues los últimos kilómetros de la etapa fueron de una dureza extrema.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon