Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Zugasti y Betalú, dos enemigos en casa del líder

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 30/04/2014 EFE

Erg Chebbi (Marruecos), 30 abr (EFE).- Ibon Zugasti y Josep Betalú pertenecen al mismo equipo, el Progress Probike, pero ambos no se ponen de acuerdo ni dentro ni fuera de la pista para defender el maillot rojo de líder del primero de ellos, prefieren descalificarse y montar discusiones mientras dan pedales.

Todo empezó en la tercera etapa, cuando el guipuzcoano se cae y rompe el pedal. En ese momento ataca Betalú y deja "a cuadros" a Zugasti, líder de la Titan Desert. Para empezar le pone "a caldo" y decide que no van a compartir la haima asignada al equipo. Guerra en casa.

Un día después ambos marchan en la escapada buena del día con otros cuatro corredores. Betalú es segundo y Zugasti quinto, a 24 segundos de su compañero, que entra a continuación del vencedor.

El ciclista vasco explicó en meta, muy cabreado, su impresión general de la etapa.

"Hemos salido a tope, la etapa más dura de la Titan. En los primeros 30 kilómetros me quería morir, sufría, no podía con la arena. Luego, a 40 kilómetros del final me quedé tirado, ya que mi compañero Betalú volvió a dejarme tirado, fue a lo suyo y me ha recriminado que soy malísimo y que no voy a ganar", comentó.

El de Leko estaba imparable. Se subía por las paredes de adobe de la instalación vecina a meta.

"Volví a quedarme solo. A mi el maillot de líder no me da alas. Está claro que cuando un líder se queda solo los compañeros le ayudan, así debe ser. No llevo el maillot rojo por casualidad, pero no estoy arropado", señaló.

Zugasti aclaró que en la etapa "todos fueron a por mi y trataron de dejarme sin el liderato. El gran favorito es Milton Ramos, luego el checo Fojtik y luego yo. De momento no me conformo con ser podio, soy el líder".

"Claro que no compartimos haima, ya no somos amigos, es todo un tema de envidias", zanjó.

Unos metros más allá, tumbado en el suelo, dio su versión de la polémica que le enfrenta a su compañero y examigo.

"Le dije que tiene carencias en arena y eso nos lastra a todo el equipo. Si nos quedamos atrás toda la etapa, como le gusta correr a él, nos arrastramos y luego cuesta ir delante. Ibon se pone nervioso, da gritos y mira atrás todo el rato. Así no puede ser", admitió.

"Sobra decir que no somos amigos, pero no me gustó que ayer hablara mal de mi, eso son cosas que se deben hablar en privado. Con esta actitud los demás se dan cuenta de lo que pasa entre nosotros y aprovechan para atacarnos", comentó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon