Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las lejanas y opuestas vacaciones de los presidentes de El Corte Inglés

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 10/08/2018 EC
El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa (c), junto al consejero delegado, Víctor del Pozo (i), y el directivo Arsenio de la Vega (d). © EFE El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa (c), junto al consejero delegado, Víctor del Pozo (i), y el directivo Arsenio de la Vega (d).

La cúpula directiva de El Corte Inglés suele cogerse vacaciones a finales de julio hasta mediados de agosto. La tradición de celebrar la junta general de accionistas el último fin de semana previo a septiembre condiciona su periodo estival, ya que la mayoría debe volver a sus puestos sobre el 15 del mes en curso para preparar el principal acto corporativo del año. Aunque la junta solía ser casi un paseo militar cuando el 'holding' era regentado por Isidoro Álvarez, fallecido en septiembre de 2014, la tensión entre los grandes accionistas de la casa ha convertido las últimas juntas en todo un duelo, con balas en la recámara, en el que ha habido muertos y heridos.

Si en 2015 se produjo la salida de Carlota Areces por oponerse a la entrada en el capital del jeque de Qatar, en la que se celebrará el próximo 27 se espera la destitución de Dimas Gimeno como consejero tras ser relevado a mediados de junio como presidente. Evidentemente, se da por hecho que será una junta caliente, con abogados y notarios de por medio para certificar las gruesas palabras que se están preparando.

La playa o el frío

Y para coger oxígeno, para prepararse para la guerra en una empresa que siempre tuvo la discreción como primer mandamiento, el presidente actual, Jesús Nuño de la Rosa, y el anterior, el citado Dimas Gimeno, han decidido irse lejos de España y tomar distancia. El primero ha decidido pasar las vacaciones en Islandia, buscando el fresquito de Groenlandia. El segundo, por su parte, ha preferido el calor húmedo de República Dominicana, en pleno Caribe, para disfrutar de un descanso que puede prolongarse si finalmente también pierde el sillón en el consejo.

Por contra, Marta y Cristina Álvarez Guil, las verdaderas dueñas de El Corte Inglés, las que han provocado el terremoto que ahora se vive en la sede de la calle Hermosilla, han preferido irse a los apartamentos de lujo que la familia tiene en Marbella. Allí solía ir siempre Dimas, pero este año, ante la poca sintonía con las primas, ha optado por cruzar el charco.

Por la glamurosa ciudad malagueña, las hijas se han dejado ver por restaurantes conocidos y por el famoso Starlite, el evento de música que concentra a las grandes 'celebrities' del mundo del lujo. No han ido solas porque, según cuentan personas próximas a ambas, tanto Marta como Cristina han estado acompañadas por Juan Carlos Cernuda (y pareja), el hombre de confianza de la vieja guardia de El Corte Inglés y sobre el que pesa la sombra de una corrupción sobre la que el consejo ha corrido un tupido velo con informes 'ad hoc' de la consultora BDO.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon