Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los ricos del mundo, preocupados por la recesión y el clima, guardan el dinero en cajas fuertes

Logotipo de El Economista El Economista 02/12/2019 elEconomista.es
© elEconomista.es

A pocas cuadras de Grosvenor Square en Londres, 46 Park Lane se asemeja a un club privado, con paredes con paneles de madera y una chimenea adornada que data de la época victoriana de Gran Bretaña. Pero al bajar un tramo de escaleras, es una de las habitaciones más seguras de la ciudad. Construida por IBV International Vaults, la fortaleza con paredes de acero abrirá el próximo mes y atenderá a multimillonarios que buscan un lugar para esconder sus posesiones más preciadas. "Recibimos llamadas todas las semanas sobre una habitación disponible por 3,2 millones de dólares al año", asegura Sean Hoey, director gerente de IBV London, en referencia a un espacio del tamaño de un apartamento. La firma, que también tiene 550 cajas de seguridad en el lugar y espacio para unas 450 más, está apostando por la reputación de Londres como un "refugio seguro", incluso en medio del brexit.

Esta será la sexta ubicación de IBV, y no es la única firma que intenta satisfacer la demanda de los ricos. Desde Londres hasta Suiza y partes de EE.UU., los ricos buscan almacenar metales preciosos, efectivo y criptomonedas. Para algunos, es la amenaza de una recesión global. Otros evitan los depósitos bancarios, ya que las tasas de interés negativas obligan a los prestamistas a cobrar por mantener el efectivo. Muchos están preocupados por los desastres naturales.

El titán de los fondos de cobertura Ray Dalio capturó la ansiedad el mes pasado cuando advirtió que la economía global está bajo amenaza por una combinación explosiva de una política monetaria ineficaz, una brecha de riqueza cada vez mayor y el cambio climático. Según una encuesta de clientes de UBS Global Wealth Management, la mayoría de los inversionistas ricos están acumulando efectivo en anticipación de una fuerte caída del mercado antes del final del próximo año.

Cámara acorazada. Foto: Maksym Yemelyanov | Dreamstime

"Hemos visto una demanda extraordinaria de cajas de seguridad desde que comenzamos a ofrecerlas en 2015, y esa demanda realmente ha aumentado desde fines del verano", asegura Ludwig Karl, portavoz de Swiss Gold Safe Ltd., que opera bóvedas de alta seguridad. "La mayoría de la gente dice estar planeando para circunstancias económicas difíciles".

Es una historia similar para Sincona Trading AG, un distribuidor de metales preciosos con más de 1.000 cajas de seguridad en alquiler en el centro de Zúrich. Tenía decenas de cajas vacías hace tres años, pero ahora está alquilando alrededor de cinco por día, asegura Benoit Schoeni, director gerente. "Ha habido una demanda extrema", dijo. "No pasará mucho tiempo hasta que estemos llenos".

Las cajas de seguridad pueden variar, desde unos pocos centímetros de altura hasta el tamaño de un gabinete de cocina. Otra opción son los puertos libres: los almacenes en zonas libres de impuestos, como Singapur, Ginebra y Delaware, preferidos para almacenar arte, pero que generalmente limitan la cantidad de tiempo que se pueden guardar las piezas.

Según algunos cálculos, hay más de 25 millones de cajas de seguridad solo en EE.UU. Pueden ser utilizadas para lo mundano o lo exótico. Un coleccionista privado mantuvo la Corona de los Andes, hecha con 5,3 libras de oro y más de 400 esmeraldas, en una caja de Citibank antes de su venta hace cuatro años al Museo Metropolitano de Arte. Aún así, para muchos bancos, ya no son una oferta central.

La cantidad de espacio que requieren es un elemento disuasorio. Ese es especialmente el caso en Londres, hogar de la población de individuos ricos más grande del mundo, según la corredora de bienes raíces Knight Frank. En el centro de la ciudad, pocos lugares tienen instalaciones de almacenamiento seguras del tamaño de IBV en Park Lane, donde los clientes también pueden comprar monedas de oro de todo el mundo.

¿Cajas de seguridad o almacenamiento online?

En Estados Unidos, las cajas de seguridad también han caído en desgracia debido a que los bancos cierran sucursales y optan por no instalarlas en otras nuevas. La demanda ha disminuido en los últimos años, según JPMorgan Chase & Co. y Bank of America Corp., los dos prestamistas más grandes del país. "Gran parte de la disminución se puede atribuir a los clientes que optan por almacenar documentos en línea, especialmente los clientes más jóvenes", dijo el portavoz del Bank of América, Don Vecchiarello.

Pero el interés ha revivido, ya que el temor a los desastres climáticos y los incendios forestales ha llevado a más personas a asegurar sus objetos de valor, asegura Jerry Pluard, fundador de Safe Deposit Box Insurance Coverage. Las cajas también son una opción para las empresas de cannabis, excluidas del sistema bancario estadounidense porque la marihuana sigue siendo ilegal a nivel federal, dice.

Algunas empresas suizas también ven una demanda impulsada por la política del banco central. Las tasas de interés negativas han dejado a los bancos suizos atrapados entre la posibilidad de perder dinero para retener depósitos de clientes o imponer tarifas que podrían ahuyentarlos.

UBS Group AG, el mayor administrador de riqueza del mundo, y su rival Credit Suisse Group AG anunciaron planes este año para ampliar las medidas para cobrar a los clientes ricos por mantener el exceso de efectivo. Para algunos, estos costos adicionales han hecho de la caja de seguridad una alternativa viable. Una portavoz del banco suizo de UBS, que opera casi 250.000 cajas de seguridad en todo el país, afirma que la demanda de los clientes ha disminuido en los últimos años.

"El costo de almacenamiento en efectivo es más barato que las tasas de interés negativas", dice Karl de Swiss Gold Safe. La firma ofrece seis tamaños de cajas, y el alquiler más grande es de 4.039 francos suizos (US$4.079) al año. "El almacenamiento de efectivo se ha convertido en un negocio sólido para nosotros".

Algunos banqueros piensan que el deseo de cajas de seguridad no tiene mucho sentido. Para evitar cargos en sus cuentas, los ricos pueden repartir su efectivo en varios bancos. Los clientes también necesitan comprar un seguro en caso de que algo le suceda al dinero, como un incendio. Las empresas de cajas de seguridad a veces subsidian ese costo adicional; IBV London ofrece 100.000 libras de seguro complementario por cada contenedor contratado.

La proliferación de entidades no bancarias que brindan cajas de seguridad ha llevado a algunos legisladores suizos a preguntarse si están ofreciendo un refugio para malas acciones, como el lavado de dinero, y señalan que no enfrentan el mismo nivel de escrutinio y supervisión reguladora que los bancos tradicionales.

El almacenamiento de grandes sumas de efectivo en cajas de seguridad exige una lista de tareas. Algunas de ellas son organizar el transporte del dinero y mantener registros detallados de su ubicación para evitar levantar sospechas sobre el lavado de dinero si el efectivo alguna vez regresa a una cuenta bancaria. Además, el incumplimiento estricto de los protocolos de una empresa de depósito seguro puede resultar en rechazo como cliente.

"El problema aún mayor es devolver el efectivo a su cuenta", dice Felix Brill, director de inversiones de VP Bank, con sede en Liechtenstein, que administra unos 50.000 millones de dólares en activos y ofrece algunas cajas de seguridad. Aún así, "a nadie le gusta pagar tasas de interés negativas. Todos buscan alternativas".

Las cajas de seguridad no siempre son a prueba de fallas

En 2015, ladrones perforaron la pared de una bóveda subterránea en el distrito de diamantes Hatton Garden de Londres y obtuvieron US$20 millones en joyas. Un año antes, un cliente de una sucursal de Wells Fargo & Co. en Highland Park, Nueva Jersey, perdió millones de dólares de relojes raros que habían sido almacenados en una caja de seguridad, informó el New York Times en julio.

Irónicamente, los atracos y los escándalos pueden impulsar a otras empresas que ofrecen cajas de seguridad a medida que los ricos cazan lugares aún más seguros para esconder sus preciadas posesiones.

Christopher Barrow, director ejecutivo de Metropolitan Safe Deposits con sede en Londres, dijo que su compañía gastó más de 3 millones de dólares para construir una instalación que abrió este año en el suroeste de Londres. "Hatton Garden fue un caso clásico", dice Barrow, cuya firma tiene más de 15.000 cajas de seguridad solo en el centro de Londres. "En el trasfondo hubo fallas de calidad".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon