Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La UE blinda a sus pensionistas: Francia, Alemania e Italia aplicarán también fuertes subidas de las prestaciones por la inflación

Logotipo de 20 minutos 20 minutos hace 5 días redaccion@20minutos.es (Jorge Millán)
Fotografía de dos jubilados. © [paparazzit de Getty Images Signature] a través de Canva.com. Fotografía de dos jubilados.

Los Gobiernos de las principales economías de la Unión Europea han tomado el mismo rumbo que España y están optando por blindar el poder adquisitivo de sus pensionistas ante la subida de precios sin precedentes en décadas que sufre el Viejo Continente.

En España, el Ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez volvió a vincular la revalorización de las pensiones al Índice de precios de consumo (IPC) el año pasado. Una indexación garantizada por ley que se diseñó en un momento en el que todavía no se preveían las tasas de inflación que se han terminado alcanzando este año. Ahora, la crisis de precios podría llevar la factura total de la revalorización a un rango entre los 9.000 y los 17.000 millones de euros, en función de cuál sea la tasa de inflación promedio anual hasta noviembre (el Banco de España estima que rondará el 7,5%).

El alto coste de la revalorización hace que cada vez sean más las voces que ponen en cuestión la viabilidad de esta subida. Sin embargo, el camino que ha emprendido España no es muy diferente del que están siguiendo otros vecinos europeos como Alemania, Italia o Francia. No obstante, conviene señalar que las previsiones de inflación para este año para esos tres países son algo más moderadas. En Francia, los precios del consumo en abril alcanzaban un 5,4% frente al 8,3% de España. En Italia la cifra ascendía al 6,6% y en Alemania, al 7,8%, aunque en este último país las pensiones se indexan a los salarios.

En la UE, hay diez países que actualizan las pensiones en función de lo que marcan los precios del consumo, si bien es cierto que algunos introducen mecanismos correctores que pueden acabar limitando las subidas. Se trata de Bélgica, Francia, Hungría, Italia, Eslovaquia, Grecia, Países Bajos, Austria, Portugal y España. Otro grupo de siete Estados (Dinamarca, Suecia, Alemania, Luxemburgo, Lituania, Irlanda y Letonia) vinculan las revalorizaciones en mayor o menor medida a las subidas salariales. Y un tercer grupo -formado por Estonia, Eslovenia, República Checa, Finlandia y Polonia- emplea fórmulas mixtas entre precios y salarios.

Alemania: la mayor subida en casi 30 años

La coalición tripartita que gobierna en Alemania (socialistas, verdes y liberales) aprobó a finales de marzo pasado la mayor revalorización de la pensión estatal obligatoria en casi treinta años. En julio, que es cuando se actualizan las prestaciones en el país, los alemanes que residan en el este verán subir su pensión un 6,1%, mientras que los habitantes del oeste se beneficiarán de una subida del 5,25%. Estos porcentajes, aplicados a una pensión promedio (1.359,3 euros al mes en el oeste y 1.340,5 en el este), implicarán una subida de 83,5 euros mensuales para los residentes en el oeste y otros 81,77 en el este.

En Alemania, la subida de las pensiones está vinculada a la evolución de los salarios y no a los precios, como ocurre en España. Además, el sistema alemán incluye mecanismos que pueden limitar las subidas en función de lo recaudado en contribuciones sociales y del ratio entre contribuyentes y pensionistas

Las pensiones públicas alemanas son el primer pilar de los tres en los que se estructura el sistema germano. Los otros dos incluyen los planes de pensiones colectivos e individuales, que no son obligatorios como si lo es el primero. En este caso, la revalorización solo afecta al primer pilar.

No obstante, pese a las subidas aprobadas, Alemania sigue siendo uno de los países de la OCDE con pensiones menos garantistas. La tasa neta de reemplazo (el porcentaje del salario previo a la jubilación que la pensión le cubre a un pensionista promedio) es del 53%, frente al 80% de España. La media de la OCDE se sitúa en el 62%.

Italia también subirá las pensiones con el IPC

En Italia, la actualización de las pensiones está directamente vinculada a los precios del consumo de una forma parecida a la de España. Cuando llega noviembre, el Gobierno aprueba un decreto en el que se recoge la subida de las prestaciones, tomando como referencia lo que marque el último dato disponible del índice de precios del consumo. Como referencia, si la inflación media registrada hasta la fecha se mantuviera hasta final de año, las pensiones deberían revalorizarse un 5,8%. No obstante, las previsiones apuntan a que la tasa de inflación debería ir suavizándose a medida que avance el año, por lo que, previsiblemente, la revalorización será algo menos.

Sin embargo, a diferencia de España, en Italia no todas las pensiones se actualizan al 100% de lo que marquen los precios. Solo las rentas por debajo de los 2095,2 euros mensuales están indexadas al 100%. Aquellas que se sitúan entre esa cifra y 2.619 euros se revalorizan al 90% de lo que marque la inflación, mientras que las superiores a ese montante se actualizan al 75%.

Francia: Macron promete una subida doble

En Francia, el recién reelegido presidente, Emmanuel Macron, también apuesta fuerte por proteger a los pensionistas. En el país vecino, la actualización de las prestaciones está vinculada a lo que suban los precios del consumo (excluido el tabaco) entre los meses de noviembre y octubre y se pagan en enero del año siguiente.

No obstante, Macron prometió acometer una subida extraordinaria durante la pasada campaña electoral que le llevó al Eliseo. Esta revalorización supondría una subida del entorno del 4%, se haría efectiva a partir de julio y costaría a las arcas públicas unos 5.000 millones de euros en seis meses. Además, la actualización sería compatible con la subida que se produce todos los años en enero, según confirmó el ministro de economía francés, Bruno Le Maire.

En cualquier caso, la subida de las pensiones francesas solo afectará al régimen general de pensiones, que cubre un máximo del 50% de la renta del jubilado durante los 25 mejores años cotizados, ajustada con la inflación. Los planes complementarios, que también son obligatorios, se negocian entre el Gobierno y los agentes sociales y las subidas se pactan en noviembre.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de 20 minutos

image beaconimage beaconimage beacon