Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo conseguir un seguro barato de coche?

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 26/05/2017 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El hecho de comprar un vehículo se puede considerar como una de las inversiones más importantes y destacables que puede hacer una persona a lo largo de su vida (si se deja al margen la vivienda, que ocuparía el primer puesto).

Como es lógico esta toma de decisión requiere de un tiempo determinado de reflexión en el que no sólo hay que valorar el precio final del vehículo, también aspectos como el estado del mismo (en el caso de tratarse de un coche de segunda mano); el uso que se le vaya a dar al mismo; la capacidad que tiene que tener (no será lo mismo una familia numerosa que un soltero); el consumo con el que cuenta y, cómo no, el seguro que mejor se adapte tanto al coche como al conductor. Sin embargo, a veces, este último punto no entra en la ecuación hasta más adelante es algo que se ha de tener muy en cuenta y que puede suponer un extra de gasto muy relevante. Por este motivo hemos querido recopilar los pasos clave para poder conseguir el seguro de coche más económico del mercado (como ocurre con los seguros baratos en Génesis) sin que por ello haya que renunciar a ninguna de las coberturas que sean imprescindibles en cada caso.

1. Comparar entre diferentes compañías. Algo que ha facilitado mucho Internet es el hecho de poder acceder a una importante cantidad de información de una manera rápida, sencilla y sin tener que desplazarse a ningún sitio. En la Red se puede encontrar un buen número de comparadores de acceso libre con los que poder ver, en tan sólo unos segundos, todas las ofertas que hay en el mercado, de acuerdo a los parámetros que se hayan marcado con anterioridad. De esta manera podrá verse que de una aseguradora a otra no sólo cambian las coberturas que ofrecen también los precios finales con los que cuentan pese a poder acceder a un seguro muy similar. El funcionamiento de estos comparadores es muy sencillo ya que sólo se piden algunos datos básicos para poder llevar a cabo la operación, tales como tipo de vehículo, año de matriculación, kilometraje, perfil de conductor, años de experiencia al volante, uso que se va a dar al coche y dónde dormirá éste (si es en la calle o en un garaje) Con todo esto, los resultados se muestran para poder comparar de forma sencilla y elegir la mejor opción.

2. Elegir bien el tipo de cobertura. Se habrá podido comprobar que no sólo las diferentes aseguradoras cuentan con distintos precios, sino que, además, existen distintos tipos de seguros entre los que escoger como puede ser el seguro a terceros, a terceros ampliado, a todo riesgo o a todo riesgo con franquicia. Por norma general lo que se aconseja, de tratarse de un vehículo nuevo, es optar por el seguro a todo riesgo y, cuando se trata de un coche de segunda mano, optar por el seguro a terceros (que es el básico y que cubre a la otra parte implicada en caso de accidente) como forma de ahorrar.

3. Estudiar el uso que se le da al vehículo. No ocurre con todas las aseguradoras, pero algunas sí que tienen en cuenta el kilometraje y porqué zonas se emplea ya que cuanto más se use y si es por zonas de tráfico más denso, en principio, hay más posibilidades de que tenga lugar un siniestro. Si este punto puede resultar una ventaja para el asegurado es a tener en cuenta y a comentar a la aseguradora que puede llegar a ofrecer una importante rebaja.

4. Contratación de extras en función a necesidades. Como comentábamos, por ley, el seguro mínimo que se exige a un vehículo para poder circular es el seguro a terceros. Aunque se trate de un coche de segunda mano si se tiene interés en determinadas coberturas siempre se pueden incluir éstas como extras que se sumarán al precio base. Algunas resultan muy interesantes, sobre todo cuando el coche no se aparca en un garaje, como puede ser la cobertura de lunas o contar con un coche de sustitución. Aunque esto subirá algo el precio final también es una forma de estar más tranquilos con la póliza contratada.

5. Revisar promociones y ofertas. No ocurre siempre, pero si no se tiene prisa por contratar el seguro del coche una buena idea es esperar algo de tiempo porque, de vez en cuando, las mismas aseguradoras cuentan con ofertas especiales o promociones por un tiempo determinado que salen de lo más rentables.

6. Venderse bien. Son muchas las aseguradoras que tienen en cuenta el tipo de conductor al que van a asegurar y que han decidido premiar a aquellos que cuentan con un buen expediente. De ser el caso hay que dejar claro los años de experiencia que se tienen, así como el hecho de no contar con ningún incidente (o casi ninguno) para hacer que la prima baje.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon