Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué ha pasado realmente entre Iglesias y Errejón?

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 20/03/2016 Bolsamanía

El pasado martes, día 15 de marzo, se producía, tras el primer pleno extraordinario de esta legislatura, un desencuentro en Pablo Iglesias e Íñigo Errejón que desencadenó una grave crisis interna en Podemos ¿Qué pasó? ¿Cuáles son ahora las líneas de actuación de Podemos?

El origen de este conflicto, tal y como informa El Mundo, pasa por la destitución fulminante del secretario de Organización, Sergio Pascual, Pablo Iglesias tomó la decisión y la ejecutó sin que Errejón pudiera hacer nada para evitar la salida de su hombre de confianza. Desde esa noche, Iglesias y Errejón marchan por separado.

El líder de Podemos ya ha anunciado que sustituye a Pascual por Pablo Echenique. Mientras, el número dos de la formación morada se refugia en el silencio en señal de protesta contra la destitución de Pascual. En la conversación nocturna de Iglesias y Errejón, el primero puso sobre la mesa los argumentos por lo que tomaba la decisión. No hay alternativa, le dijo. Y el secretario político de Podemos salió de allí hecho polvo.

¿Se acabado la amistad entre los dos políticos que se conocían desde la universidad? Los diputados del partido han asistido atónitos al choque entre sus líderes y es que Iglesias sigue a veces actuando bajo el consejo de esa voz que le llama a la acción cruenta, afirman desde El Mundo.

Este tipo de actuaciones caracterizadas por los aspavientos y su liderazgo ensalzado han acabado por chocar con los modos suaves y el estilo más cartesiano de su número dos, Errejón. Él es el autor del giro estratégico que consideraba necesario un movimiento de moderación, jerarquía y centralismo para presentarse a las elecciones generales.

© Proporcionado por Bolsamanía

"Pablo ha sido la condición necesaria para el nacimiento de Podemos. Es un articulador, un objeto simbólico con el que se identifica mucha gente. Él es un líder fuerte y en todos los liderazgos fuertes hay una dificultad para distinguir el estado de ánimo del líder del estado de ánimo de la fuerza política. Una y otra se confunden", declaró a El Mundo unos meses Errejón.

ARGUMENTOS DISPARES

Parece que la comunicación del cese de Pascual a través de la aplicación Telegram no ha sentado bien en el Consejo Ciudadano. Iglesias y Errejón son víctimas de los cambios que ellos mismos han impulsado en la forma de hacer política en España.

El pasado martes, el encuentro entre los dos líderes de Podemos fue malo, negativo y puede llegar a ser autodestructivo. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón salieron rotos de aquella entrevista. Fuentes cercanas a ambos dirigentes señalan que ambos están "dolidos, tristes y defraudados". El silencio del número dos, que ha puesto tierra por medio para que se escuche su protesta muda, y el tono apagado del número uno en su rueda de prensa del viernes al hablar de su amigo indican que los dos se han distanciado durante un tiempo para encontrar la forma de curar las heridas.

Fuentes cercanas al partido señalan que una ruptura definitiva sería un "daño irreparable" para la formación morada. Los colaboradores de Errejón creen que la forma en la que se ha apartado a Pascual "es fea" y "rompe los equilibrios" de la formación. Por su parte, los colaboradores de Pablo Iglesias achacan a Sergio Pascual pasividad en las dimisiones de los 10 dirigentes de Podemos en Madrid. Y es que, según esta versión, Pascual sabía que iban a dimitir y no pudo o no quiso parar unas renuncias que dañan objetivamente al partido.

Esta crisis interna ha eclipsado a Podemos, dejando en segundo plano la revolución política que proclamaban y el discurso que les llevó a tener excelentes resultados electorales a la primera. Los dirigentes consultados dan diferentes explicaciones sobre una situación en la que se mezclan las corrientes internas, el amateurismo en la acción política, el crecimiento desordenado del partido y el caos político del país, sin Gobierno tres meses después de las elecciones generales, explican desde El Mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon