Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Riesgo de referéndum o riesgo de fragmentación?

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 06/07/2016 Bolsamanía

José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca. El aumento del populismo y nacionalismo ha sido algo evidente en los últimos años dentro de la zona euro. La fragmentación política, la dificultad de crear gobiernos de mayoría absoluta, han sido parte de sus consecuencias. Y esto se ha reflejado especialmente en la propia dificultad para acometer reformas estructurales y reconducir algunos importantes riesgos e incertidumbres a medio y largo plazo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero, hasta el momento la percepción sobre todo esto desde los agentes económicos ha sido limitada. Y no me refiero a los inversores financieros, amortiguada su inquietud por la aplicación de medidas monetarias expansivas cada vez más agresivas. Pero los consumidores e inversores tampoco se han visto muy afectados por esta inestabilidad política de fondo en Europa. Es más: el bajo stock de capital en la zona tiene mucho más que ver con problemas estructurales (desempleo y deuda, pero también con la propia Crisis de fondo del Euro) que con la creciente incertidumbre política.

La cuestión ahora es si el Brexit en UK ha cambiado todo este escenario. Al final, si tras el Referéndum británico se puede generar un riesgo sistémico en la zona de tipo político. Llámenlo “efecto contagio” o simplemente incertidumbre. Pero, las conclusiones de la Cumbre Europea de la semana se centraban precisamente en evitar que esto pueda ocurrir. De ahí las presiones para acabar lo antes posible con esta incertidumbre (formalizar la salida de la EU de UK y establecer el nuevo formado de relaciones) o simplemente reafirmar lo alcanzado ya en términos de integración europea tanto para dar más confianza al Proyecto como para evitar una marcha atrás en algunos temas ante los potenciales problemas políticos en algunos países.

El riesgo de referéndum se puede convertir en algunos casos en el mejor exponente de la fragmentación política interna en algunos países europeos. Un referéndum es con frecuencia argumentado bajo la necesidad de buscar legitimidad ante cualquier cuestión. Y algunos partidos radicales en Europa lo están utilizando, en el caso de un potencial referéndum sobre la EU al estilo británico, con fines políticos domésticos. A la vez, el euroescepticismo y la creciente importancia de estos partidos radicales pueden llevar al resto de los partidos políticos a moderar su defensa del Proyecto europeo o a subordinarlo a los “intereses nacionales”. Precisamente la victoria del Brexit en UK ha estado apoyada en la inmigración frente a los múltiples argumentos económicos a favor del mantenimiento del país en la EU. Incluido el de la propia inmigración, como un factor positivo para el aumento del crecimiento potencial. Se ha primado la preocupación e inquietud a corto plazo frente a los innegables beneficios a medio y largo.

INCERTIDUMBRE POLÍTICA...

¿Les parece que todo esto no es nuevo? Claro que no lo es. Las elecciones generales en Francia, Alemania y Holanda en 2017 han sido objeto de importantes análisis en el pasado reciente. ¡Y qué no se habrá escrito sobre las presidenciales USA! Incluso el próximo referéndum italiano para la reforma del Senado se ha considerado como un factor de debilidad del Primer Ministro, en un contexto de creciente importancia y soporte popular del Movimiento 5 Estrellas. Pero, con un creciente aumento del Euroescepticismo y tras el Brexit en UK el escenario de riesgos parece alcanzar un esquema de tipo sistémico.

¿Cómo evitarlo? Las autoridades políticas europeas son conscientes de este riesgo. Un riesgo, por otro lado, que puede combatirse a nivel internacional con más integración económica (G7 y G20) y el mantenimiento de unas condiciones financieras favorables. Al final, la necesidad de reformas económicas no es sólo identificable en Europa. Relean la última conferencia ante el Congreso de la Presidenta de la Fed. Pero, es cierto, es la zona Euro la que presenta mayor incertidumbre en el terreno político. Mi recomendación para combatirla es precisamente la transparencia. La comunicación a la población es fundamental. Ya saben el dicho: las crisis surgen porque no se anticipan. Mejor en este caso ser claro y transparente sobre los riesgos que conlleva cualquier decisión aparentemente beneficiosa...a corto plazo. Con todo, admito que no será fácil.

José Luis Martínez Campuzano

Portavoz de la Asociación Española de Banca

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon