Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Será España el 'cisne negro' político de los mercados financieros en 2017?

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 22/05/2017 Nieves Amigo / Alberto Sanz

Podría haber sido Holanda. O Francia. Incluso existía el temor a que terminara siendo Alemania. Pero, ¿y si finalmente el 'cisne negro' político de 2017 acaba siendo España? Los analistas, por ahora, son cautos. Pero admiten el riesgo que supone el retorno de la incertidumbre política.

De momento, los expertos prefieren no mostrarse demasiado pesimistas. Al fin y al cabo, estamos en un momento envidiable en los mercados (con la salvedad de las caídas puntuales de la semana pasada por las tensiones políticas en Estados Unidos y Brasil) y los analista quieren apostar por que esto continuará así. "El efecto sobre los mercados (de la victoria de Sánchez) debería ser efímero y suave", señala Pablo García, general manager de Carax AlphaValue. De momento, así está siendo. El Ibex se deja un 0,6% mientras que el resto de Europa (donde destacan las caídas del 1,23% de Italia) cotiza con signo mixto y movimientos moderados. Añade García que, aunque es previsible que Sánchez "saque su artillería dialéctica" y "una fuerzas con Podemos", los mercados "han cogido una dinámica optimista dadas las mejoras macro y micro".

© Proporcionado por Bolsamanía

Mejores fundamentales frente a 'ruido político'. Este es el juego de fuerzas que plantean desde Carax AlphaValue y que, en su opinión, ganarán los primeros. Lo mismo apuntan desde Bankinter, donde subrayan que el resto de las variables del mercado (más allá de la variable política) no ha cambiado. "La macroeconomía continúa siendo buena o muy buena y los beneficios empresariales son razonablemente buenos o directamente buenos y las estimaciones también vienen revisándose al alza", explican, y añaden: "La política es un riesgo en retroceso. Al menos en Europa".

Y es que, lo que de verdad preocupa a los expertos, hoy por hoy, es el repunte del riesgo político en Estados Unidos. Que las cosas se pongan tan feas que Donald Trump tenga que dedicar todos sus esfuerzos a evitar ser derrocado en lugar de a implementar las políticas que tanto han gustado al mercado. Eso sí que sería un problema, tal y como se demostró la semana pasada con las caídas pronunciadas, especialmente, del miércoles. Desde Bankinter siguen insistiendo en que, aun con esto (con el riesgo de Estados Unidos), no hay razones suficientes para reducir exposición a un mercado "que cuenta con casi todo a su favor".

La prima de riesgo española tampoco reacciona con brusquedad, y apenas salta de los 119 a los 122 puntos básicos tras el triunfo de Sánchez. Desde Link Securities sí que esperan que hoy los mercados españoles muestren cierta inquietud y que, a medio plazo, la renta variable y la renta fija se resientan si los inversores interpretan que el nuevo modo de ejercer la oposición por parte del PSOE puede amenazar la estabilidad política del país. "El peor escenario sería la celebración de nuevas elecciones generales, las terceras en menos de dos años", apuntan.

Borja Gómez, director de análisis de Inverseguros-Dunas Capital, cree, sin embargo, que es apresurado hablar de una caída inminente del Ejecutivo de Mariano Rajoy, especialmente si logra aprobar los presupuestos este año. Eso sí, advierte de que el escenario no es favorable para los mercados españoles, que tienen que enfrentarse también al referéndum independentista catalán o a la retirada de parte de los estímulos por parte del Banco Central Europeo (BCE). "Si bien es cierto que no vemos una venta indiscriminada de los activos españoles, sí creemos que su comportamiento puede ser más negativo que el de sus respectivos homólogos y estar algo más expuestos a los procesos de aversión al riesgo que se puedan llegar a observar en los próximos meses", señala Gómez.

EL RETORNO DE SÁNCHEZ CASI UN AÑO DESPUÉS

Lo que está ya fuera de toda duda es que Pedro Sánchez ha vuelto. Después de 234 días de su dimisión, vuelve fortalecido a la secretaría general del PSOE. Sánchez ha conseguido derrotar a Patxi López y, sobre todo, a Susana Díaz. Su primer reto será intentar unir a un partido que se encuentra dividido para poder volver a recuperar el terreno electoral perdido. El segundo será en clave nacional.

Los 84 diputados socialistas esperan sus órdenes. En esta legislatura donde el Partido Popular gobierna en minoría, la posición del segundo partido más votado resulta fundamental para la estabilidad del país. Y Sánchez parece que vuelve con ganas de dar guerra. El principal motivo de su dimisión fue su oposición a la abstención del PSOE en la investidura de Rajoy y, en la campaña de las primarias, ha prometido liderar una moción de censura contra el presidente del Gobierno. Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III y editor de Politikon, considera que esta elección llevará a los socialistas a ser "menos cooperativos" y provocará "una parálisis legislativa".

Ante esta situación, el Ejecutivo de Mariano Rajoy podría optar por contraatacar. Y este contraataque se llaman nuevas elecciones. El PP buscaría con esta decisión un respaldo electoral que no logra en el Congreso. En estos comicios tratarían de beneficiarse, tanto el PP como Ciudadanos, de la gran división que existe en Ferraz y del alejamiento del PSOE del centro. Simón advierte, sin embargo, de que "en las próximas encuestas veremos un repunte del PSOE por el efecto 'luna de miel' que siempre ocurre con la llegada de un nuevo líder".

Parece seguro que la llegada de Sánchez a Ferraz complica la posibilidad de acuerdo entre los dos principales partidos de España. La gran prueba de este desencuentro se verá en la posición de los socialistas con los presupuestos. No obstante, aunque sería deseable para el Gobierno el respaldo del PSOE a las cuentas del Estado de 2017, el apoyo de los socialistas no es imprescindible en el caso de que, finalmente, el único representante de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo, dé su apoyo. "Este pacto dará tranquilidad al Gobierno y provocará que una posible convocatoria de elecciones anticipadas se enfríe, a corto plazo", señala el profesor de Ciencias Políticas, que añade que este adelanto electoral podría realizarse "en 2019, coincidiendo con las elecciones municipales".

Pero la posición del PSOE ante los presupuestos mostrará el camino. La senda que marque Sánchez en su partido será fundamental para permitir que la actual legislatura pueda ser larga. De momento, Rajoy tiene tiempo para planear su estrategia con 'el reelegido' líder socialista. La gestora que preside Javier Fernández sigue siendo hasta el 39 Congreso Federal del 17 y 18 de junio la que, en funciones, dirige el partido. En ese momento, Sánchez presentará a su equipo y comenzará sus movimientos parlamentarias, eso sí, sin poder debatir con Rajoy en el Congreso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon