Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Conseguirá Theresa May salvar a Reino Unido de una severa crisis económica?

Bolsamanía Bolsamanía 14/07/2016 Bolsamanía

Theresa May fue elegida primera ministra británica, sucediendo así a David Cameron, este mismo miércoles pero sus inicios en el cargo no van a ser nada tranquilos. Tiene ante sí un importante desafío, y es lograr que Reino Unido no caiga en una grave crisis económica. En los próximos meses debe negociar las condiciones de la salida del país de la Unión Europea (UE), el conocido como Brexit; esforzarse por dar seguridad a los inversores para que no se vayan del país; y al mismo tiempo evitar que la economía entre en recesión. ¿Lo logrará?

© Proporcionado por Bolsamanía

May ha cogido las riendas del país en el momento de mayores turbulencias en la historia. En medio de la incertidumbre política y económica, y con el país dividido sobre la pertenencia o no a la UE, la primera ministra ha dejado claro que "Brexit significa Brexit" y que hará efectiva la decisión que los británicos adoptaron en el referéndum que se celebró el pasado 23 de junio. Por tanto, recoge CNN Expansión, deberá hacer tres cosas antes de que el riesgo acabe por convertirse en una crisis.

1- Acordar el plan para salir de la UE

Las autoridades europeas y los empresarios quieren que May revele cuanto antes su estrategia para sacar a Reino Unido de la UE. Las compañías necesitan tiempo para prepararse, y los socios comunitarios también. Además, prolongar la incertidumbre supondría perder inversiones e incluso retrasar contrataciones. Ante esta situación, la primera ministra puede elegir entre tres opciones:

-Reino Unido podría unirse al Área Económica Europea, un tratado que da acceso a los mercados de la UE a países que no son miembros, como ocurre con Noruega. No obstante, esto no daría a Londres completo control sobre sus fronteras.

-Negociar un acuerdo bilateral, similar a los tratados de libre comercio que Canadá y EEUU intentan alcanzar con el bloque europeo. La desventaja es que las negociaciones serían complejas y largas.

-Por último, Reino Unido podría confiar en una relación con la UE bajo las reglas de la Organización Mundial de Comercio. Hay que recordar que países como Brasil tienen operaciones con Europa siguiendo estos acuerdos. No obstante, esto implicaría barreras a las exportaciones y afectaría la economía británica.

2- Evitar la recesión

Hasta hace poco, la economía de Reino Unido crecía, creaba empleos y era atractiva para los inversores. No obstante, el Brexit puede acabar con todo eso. De hecho, la confianza del consumidor ya ha experimentado su peor caída en décadas, ya que según una encuesta de la firma GfK el 60% de los sondeados espera que la situación económica empeore en los próximos doce meses.

Y los empresarios también ven el futuro con más sombras que luces. Una entrevista de Credit Suisse a altos ejecutivos ha revelado que el 66% de las grandes empresas europeas pospondrá o cortará su gasto en Reino Unido durante los siguientes meses debido al Brexit. Todo ello sin olvidar que las previsiones de crecimiento para 2016 y 2017 se han recortado. La desaceleración asoma a la vuelta de la esquina, por lo que Theresa May deberá esforzarse por mejorar la situación económica a la vez que impulsa el proceso para abandonar la UE.

3- Dar seguridad a los inversores

Y si May logra sortear con éxito los dos problemas anteriores, el tercero se volverá mucho más sencillo, ya que le costará menos dar seguridad a los inversores para que sigan apostando por Reino Unido. La libra esterlina se devaluó tras el Brexit, cuando cayó un 12% frente al dólar, lo que hace más atractivos a los activos británicos, que son más baratos para los inversores, lo que debería ayudar al flujo de efectivo. No obstante, los inversores necesitan más claridad sobre el futuro de la economía de Reino Unido, y ese es el reto que se le presenta a la primera ministra.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon