Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cuándo hay que reparar un móvil o sustituirlo por uno nuevo?

Bolsamanía Bolsamanía 01/07/2016 Bolsamanía

Los teléfonos móviles están continuamente expuestos a golpes, baños y otros sucesos aunque pongamos todo el empeño del mundo en cuidarlo y que nos duren el máximo tiempo posible. Además, desde la web de tecnología Tecnoxplora, destacan dos factores fundamentales por los que la sociedad no renueva estos dispositivos de forma constante como ocurría hace unos años.

Por un lado está la decisión de hace unos años de las operadoras de no financiar terminales para lanzarse a la guerra de tarifas y, por otro, la percepción de los consumidores de que los nuevos modelos, incluyendo los de gama alta, no ofrecen grandes avances con respecto a los anteriores.

EL 60% PREFIERE REPARAR A COMPRAR

El 60% de la población española prefiere tener que reparar un dispositivo móvil antes que tener que comprar un teléfono nuevo, ya que no observan mejores prestaciones que las que ya les aporta su aparato, según un estudio elaborado por la consultora Deloitte.

Además, el número de talleres de reparaciones se ha incrementado de forma notable y muchas tiendas de ventas ven como compensan la caída de las ventas incluyendo este negocio entre sus servicios. Entonces, ¿merece más la pena reparar el móvil o comprarse uno nuevo? Repasamos los problemas típicos.

PANTALLAS ROTAS O MÓVILES ARAÑADOS

Llevar la pantalla rota o rozada está a la orden del día. La sustitución de la misma no suele suponer más de 80 euros. Pero es importante asegurarse de que el aparato no tiene otros daños internos o la factura se nos puede subir bastante, por lo que siempre es mejor pedir presupuesto y saber si hay garantía antes de dejarlo en manos de la tienda.

Otro tema son los pequeños botones y piezas. En algunos casos puedes encontrarlas, con manuales de reparación por internet, y en otras puedes sobrevivir sin ellas (usar un widget si se te fastidia el control de audio, por ejemplo).

POCO ALMACENAMIENTO Y SISTEMA OPERATIVO ANTICUADO

Si el terminal es de entre 8 o 16 GB, al final siempre se tienen problemas de almacenamiento, a pesar de las limpiezas de cachés, desinstalación de aplicaciones o utilización de servicios en la nube. Esto delata que se compró un modelo de teléfono económico, así que si tienes una necesidad imperiosa de espacio quizá sea el momento de rascarse el bolsillo. Porque las micro tarjetas SD no siempre son amigas de almacenar apps y algunos archivos...

© Proporcionado por Bolsamanía

Con Apple se tiene claro cuándo sucede. En el momento en el que no se actualiza el dispositivo. En el caso de Android es más complicado, porque todavía hay fabricantes que incluyen la versión Kit Kat, de hace tres años, en lanzamientos de 2016. Lo cierto es que las versiones más antiguas son más vulnerables a ataques y no les llegan actualizaciones ni parches de seguridad. Tienes dos opciones: o te rascas el bolsillo o 'guapeas' un poco tus pantallas con algún launcher.

EL APARATO FUNCIONA LENTO Y LA BATERÍA SE TERMINA RÁPIDO

En general, los móviles tienen una obsolescencia programada y las actualizaciones que ralentizan el dispositivo, por lo que hay dos vías. Por un lado, armarse de paciencia o restaurar el dispositivo al estado de fábrica, mejor sin reinstalar copias de seguridad, así que guarda bien los datos. Por otro lado, aunque sea contradictoria con la opción anterior, así es que si el teléfono va muy lento se puede reinstalar alguna versión anterior del sistema operativo y ver si así funciona más rápido.

No es agradable estar continuamente dependiendo de cargadores, cables y baterías externas. Por lo que se debe valorar lo que costó el teléfono móvil y si merece la pena hacer un recambio original o un remiendo más económico para aguantar unos meses más.

LOS BAÑOS DEL VERANO

En verano hay que tener cuidado con mojar el teléfono. Las piscinas y las playas están a la orden del día durante los meses de verano y a veces se puede olvidar que el móvil se encuentra en el bolsillo del pantalón. Estas averías no suelen cubrirlas los seguros.

Por ello, si se te ha mojado y no revive, sólo quedaría ver la categoría de resistencia al agua que tiene el dispositivo y ver si ha fallado ante el líquido para reclamar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon