Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿De qué depende que la Fed suba los tipos de interés? La respuesta está en los otros bancos centrales

Bolsamanía Bolsamanía 29/10/2015
© Proporcionado por Bolsamanía

¿Qué va a hacer la Reserva Federal con los tipos de interés? El banco central presidido por Janet Yellen prometió iniciar antes de que terminar 2015 su primera subida de tipos en nueve años, pero nadie esperaba que este anuncio llegara este miércoles, tras la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) y muy pocos creen que el incremento se anunciará en la última reunión del año, que se celebrará los días 15 y 16 de diciembre, aunque en su último comunicado ha dejado la puerta abierta a una subida en esta fecha.

La Fed ha mantenido los tipos de interés cercanos a cero desde que finalizó su programa de compra de bonos (QE) hace un año. En concreto, la Reserva Federal mantiene los tipos entre el 0% y el 0,5%, frente al 0,05% del Banco Central Europeo (BCE), el 0%-0,1% del Banco de Japón y los tipos del 4,5% y del 1,5% para los préstamos y los depósitos del Banco de China. Desde entonces, los inversores han estado esperando que el organismo intervenga también sobre los tipos de interés, señala el columnista de MarketWatch Howard Gold en un artículo publicado este miércoles. La Fed no sólo tiene que mirar a las condiciones de la economía en Estados Unidos, sino que debe prestar más atención a las medidas que están poniendo en marcha el resto de bancos centrales.

Este experto señala que la Fed no sólo tiene que mirar a las condiciones de la economía en Estados Unidos, sino que debe prestar más atención a las medidas que están poniendo en marcha el resto de bancos centrales. La semana pasada, el presidente del BCE, Mario Draghi, sugirió que está preparado para poner en marcha más medidas de estímulo en caso de que sea necesario. Por su parte, el Banco Popular de China (PBoC por sus siglas en inglés) decidió el pasado viernes bajar los tipos de interés por quinta vez este año tras los conocer que el PIB de China ha ralentizado su crecimiento anual por debajo del 7%.

LA FED, A CONTRACORRIENTE

Gold afirma que las acciones de otros bancos centrales han sido más importantes que lo que haga la Reserva Federal. En primer lugar, porque “los tres mayores bancos centrales combinados tienen muchos más activos y, por lo tanto, mucho más poder de fuego que la Fed”. En este sentido, recuerda que están bajando los tipos de interés o siguen comprando activos, unas políticas que están presionando a Yellen para retrasar cualquier subida de tipos, “quizás indefinidamente”.

"Los tres mayores bancos centrales combinados tienen muchos más activos y, por lo tanto, mucho más poder de fuego que la Fed"La Fed, el BCE, el PBoC y el Banco de Japón suman 15,5 billones en activos, según datos publicados por MarketWatch. La Fed representa el 28,5% de los activos de los cuatro grandes bancos centrales. El Banco de Inglaterra y el Banco Nacional de Suiza suman 1,2 billones más.La Reserva Federal no es el mayor banco central del mundo, recuerda Gold. El PBoC tiene 5,1 billones en activos, frente a los 4,4 del banco central estadounidense. En torno a un 80% de estos activos son reservas en divisas extranjeras en el caso del banco central chino. Este organismo “tiene un montón de dinero para inyectar en su economía o fortalecer o debilitar su divisa, si lo necesita”, indica el columnista de MarketWatch.

Aunque la Fed abandonó el programa de compra de activos, otros bancos centrales han cogido el relevo. Es el caso del Banco de Japón o el Banco Central Europeo, que han decidido poner en marcha sus propios QE para impulsar la economía."En conjunto, los bancos centrales y gobiernos podrían haber inyectado 2,5 billones en la economía mundial y los mercados globales en 2015"“En conjunto, los bancos centrales y gobiernos podrían haber inyectado 2,5 billones en la economía mundial y los mercados globales en 2015”, mientras la Fed ha decidido emprender el camino contrario. Esto pone a Yellen en una situación difícil: “Si la Fed sube los tipos mientras otros bancos centrales están recortándolos comprando cubos llenos de bonos, el dólar se hará más fuerte, reduciendo más las ganancias por exportaciones de Estados Unidos”.“Mientras Yellen vacila, los otros grandes bancos centrales del mundo avanzan a toda velocidad”, señala Gold, que cree que ahora mismo la Reserva Federal está “tocando como segundo violín” respecto a sus homólogos más agresivos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon