Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿De verdad quiere bombear menos? Las 10 claves del cónclave de la OPEP

Bolsamanía Bolsamanía 30/11/2016 Pedro Calvo
© Proporcionado por Bolsamanía

Creada en 1960 para dominar el precio y el mercado del petróleo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) puede que no sea lo que fue. Pero sigue bombeando más de 33 millones de barriles de petróleo al día. Es decir, aún produce 1 de cada 3 barriles que llegan al mercado cada día, una cifra que explica la expectación que envuelve a la reunión que el cártel celebrará este miércoles en su cuartel general de Viena.

La cita en la capital austriaca ha marcado el comportamiento del precio del crudo en las últimas semanas, puesto que sobre la mesa está la posibilidad de que la OPEP alcance un acuerdo para reducir su producción. Cuando se ha dado por hecho este pacto, el petróleo ha subido en el mercado: y al contrario cuando ese pacto se ha enfriado. En las últimas horas, se ha impuesto la segunda visión, de ahí las caídas sufridas este martes en la cotización del petróleo.

Diez cifras ayudan a comprender mejor la relevancia y la expectación que han envuelto a esta cita. Y a entender los motivos por los que el mercado no termina de creerse que, pase lo que pase en Viena, el cártel recortará su bombeo de crudo.

I. 32,5 millones de barriles. En la reunión informal que los países de la OPEP celebraron a finales de septiembre en Argelia, acordaron limitar su producción hasta los 32,5 millones de barriles diarios. Es el acuerdo que, supuestamente, debería confirmarse de manera oficial este miércoles.

II. 33,6 millones de barriles. En octubre, es decir, con el anuncio de finales de septiembre aún caliente, los países de la OPEP, según los propios datos de la Organización, bombearon de media 33,6 millones de barriles de crudo al día (mb/d), 236.000 barriles más que un mes antes. No sólo supuso una reducción récord, sino que representó el quinto mes consecutivo en el que el bombeo superó los 33 millones de barriles diarios, una realidad que fundamenta los recelos del mercado con respecto a la auténtica voluntad existente entre los miembros de la OPEP para reducir la producción. Para cumplir lo anunciado en septiembre, la Organización deberá cerrar el grifo de crudo en más de un millón de barriles al día.

III. 32,7 millones de barriles. Según los pronósticos del cártel, la demanda de petróleo de la OPEP en 2017 se situará en los 32,7 mb/d. Por lo tanto, si no hay acuerdo y sigue sacando cada día al mercado más de 33 millones de barriles, seguirá contribuyendo a que la oferta sea mayor que la demanda y, por tanto, a que los precios permanezcan bajos.

IV. 3.068 millones de barriles. La 'despensa' de petróleo de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) se encuentra más llena que nunca. Según el último informe mensual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), las reservas de crudo de la OCDE se sitúan en los 3.068 millones de barriles, una cifra históricamente elevada. "El incremento de las reservas continuará en 2017 si la OPEP no acuerda reducir su producción en la próxima reunión de Viena", avisaba ya la AIE en ese informe.

V. 10,5 millones. Prácticamente un tercio de los barriles diarios de la OPEP los 'sirve' Arabia Saudí. Semejante proporción conduce a que, en última instancia, sea el auténtico patrón de la Organización y el país clave para decidir qué se hace con la producción. En la víspera de la cita de Viena, las autoridades saudíes han condicionado su apoyo al recorte anunciado en septiembre a que todos los países de la OPEP lo respalden, algo que Irán no parece dispuesto a cumplir. Si no moderan sus posturas, el anuncio de septiembre se quedará en nada.

VI. 35%. En octubre, y según los datos tanto de la OPEP como de la AIE, el cártel bombeó el 35% de la oferta mundial de crudo. Ya no son las proporciones del pasado, cuando su cuota rondaba el 50%, una pérdida de influencia que ha desgastado la potencia de sus acuerdos y la cohesión en el seno del cártel.

VII. 11 millones de barriles. Es la producción prevista para Rusia en 2016. Aunque el país presidido por Vladimir Putin no forma parte de la OPEP, ha dejado entrever que estaría dispuesto a sumarse al acuerdo que se alcance en Viene con el objetivo de presionar al alza sobre los precios del crudo. Su respaldo sería clave tanto para lograr este propósito como para conseguir que, en efecto, los miembros del cártel se tomen en serio la reducción de la producción.

VIII. 46,5 dólares. Es la cotización actual del barril Brent, de referencia en Europa. En lo que va de año, se revaloriza cerca de un 25%, incremento que se dispara hasta el 66% desde los 27,9 dólares a los que llegó a descender en enero. Aunque el Brent se disparó un 6% cuando la OPEP anunció en septiembre su compromiso para limitar la producción, desde los 46 hasta los 48,7 dólares, se ha mantenido en ese terreno precisamente por las dudas que tiene el mercado sobre la verdadera aplicación de ese recorte. "Las tan esperadas reuniones de la OPEP están empezando a ser como el 'Día de la Marmota'. Antes de producirse, las expectativas sobre un recorte de producción tienden a elevarse, por las opciones de esta reducción se desvanecen cuando se acerca la cita", expone gráficamente Jordan Hiscott, de ayondo markets. A su juicio, si se confirma el acuerdo de septiembre, el Brent protagonizará "un fuerte movimiento más allá de los 52 dólares". Si no se materializa, no cree que el mercado encuentre argumentos para que permanezca por encima de los 45 dólares.

IX. 3,9 billones de dólares. Es el Producto Interior Bruto (PIB) total que sumaron en 2015 los 13 países que conforman la OPEP. Esta cifra refleja el impacto del descenso del precio del crudo en los últimos años. En 2012, el PIB total alcanzaba los 4,4 billones de dólares. Esta caída preocupa a los países, que preferirían unos precios más altos que nutrieran sus economías, pero al mismo tiempo les frena a la hora de querer enfriar la producción por la pérdida de influencia de la OPEP en los precios y el riesgo de perjudicar más a sus economías si bombean menos sin que esta medida se traduzca en precios más elevados.

X. 45,5%. La brusca caída del petróleo en 2014 y, sobre todo, en 2015 se refleja en el fuerte retroceso de las exportaciones de los países de la OPEP y en el peso que el crudo tiene en ellas. En 2015, y siempre según los datos de la Organización, las exportaciones totales cayeron un 29%, hasta los 1,13 billones de dólares. De este total, 518.216 millones, es decir, el 45,5%, correspondieron a las exportaciones de petróleo. Hasta 2013, este apartado había superado el billón de dólares y había supuesto entre el 60% y el 65% del total de las ventas al exterior de estos países. Los problemas que estos descensos suponen para su economía y sus finanzas públicas complican que quieran comprometerse realmente a reducir la producción y exponerse a incrementar esas caídas. Irán, que ya bombea más de 4,5 mb/d -hace un año producía menos de 3 millones-, es el país que ha manifestado con más insistencia que no tiene intención de enfriar su producción ahora que su maquinaria vuelve a estar en marcha tras el levantamiento de las sanciones por parte de EEUU y Europa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon