Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿El euríbor negativo obligará a los bancos a pagar a quienes tengan una hipoteca variable?

Bolsamanía Bolsamanía 09/02/2016 Nieves Amigo

¿Se imagina que, con el euríbor en negativo, a usted, que tiene una hipoteca a tipo variable, su banco acabe pagándole intereses en lugar de cobrándoselos?

El euríbor, el principal indicador que marca los intereses a pagar en las hipotecas a tipo de interés variable, cotizó el pasado 5 de febrero en negativo por primera vez en su historia y, como es evidente, los clientes que tienen este tipo de productos (una hipoteca variable) se preguntan de qué forma esto podría afectarles.

En principio, por las explicaciones de los expertos, estamos ante una “pregunta trampa” o, como poco, bastante “sensacionalista”, si tenemos en cuenta que no predominan las hipotecas con un diferencial tan bajo como para que esta caída a territorio negativo del euríbor lleve a que el saldo, finalmente, salga “a pagar” para el banco.

“Es muy difícil (que los bancos tengan que acabar pagando intereses al cliente) porque, para empezar, tendrías que hablar de una hipoteca que tuviera euríbor+0. Las más antiguas ya vendrían con el diferencial más elevado. Además, los bancos ya están empezando a buscar 'triquiñuelas', revisando la documentación, para no tener que llegar a esta situación. A medida que ha ido bajando el euríbor, lo que han hecho, además, es aumentar los spread (diferencial). Las hipotecas de ahora tienen diferenciales mucho más altos”, explica a Bolsamanía Victoria Torre, experta de Self Bank.

Lo que sí reconoce Torre es que los bancos se encuentran en un momento muy complicado con varios factores importantes que ahora mismo les están pasando factura. No en vano, cada vez que las bolsas mundiales se desploman, especialmente las europeas, están las entidades, prácticamente siempre, a la cabeza de las caídas. “Tipos muy bajos, incertidumbre regulatoria, caídas del crudo, tensiones dentro del sector en países como Italia o Grecia...”, enumeran desde Self Bank, están haciendo mella en unas entidades que no levantan cabeza. Advierten, además, de que antes eran los bancos periféricos los que estaban mal pero ahora "fallan" entidades como Deutsche Bank o Credit Suisse. “Al final es verdad que muchas veces sus cuentas se ven penalizadas por los extraordinarios, pero también lo es que la base del negocio sigue estando débil”, añade Victoria Torre.

¿EN QUÉ MEDIDA AFECTA A LOS BANCOS LA CAÍDA DEL CRUDO?

La caída del crudo, que podría parecer que “sólo” afecta a petroleras y energéticas o empresa estrechamente vinculadas con el sector, también está haciendo daño a los bancos. Desde Self Bank advierten de la vinculación que tienen algunas entidades con la financiación de proyectos o de la tenencia de bonos por parte de éstas que pueden complicar sus cuentas.

“Dependiendo de las entidades, algunas habrán financiado proyectos, habrán tenido bonos de alguna compañía... de nuevo los bancos tendrían que hacer saneamientos importantes”, señalan los expertos.

Sea como fuere, y volviendo al tema que nos ocupa, desde la Asociación Española de Banca (AEB), su presidente, José María Roldán, ya ha advertido de que “pagar a alguien por pedir prestado” es una contradicción y habla de una situación que “no es sana, ni sostenible ni razonable”.

Mientras tanto, los bancos centrales, especialmente el Banco Central Europeo (BCE), parece que no tienen ninguna intención de endurecer su política monetaria, ni mucho menos de subir los tipos de interés. Todo lo contrario, el BCE sigue con sus políticas de estímulo mientras el crédito, esa es la realidad, continúa sin llegar a los ciudadanos.

SI SE DA LA SITUACIÓN, LOS BANCOS TENDRÁN QUE PAGAR

Sin embargo, por mucho que los bancos estén “empezando a moverse” y ya hayan hecho múltiples declaraciones afirmando que esta situación, como apuntamos más arriba, no es razonable e incluso la hayan tachado de “aberrante”, lo cierto es que, aunque es difícil ver caídas en el euríbor que lleven a que las entidades tengan que acabar pagando, si se da esta situación, tendrán que hacerlo.

Así de clara se muestra María Mateos, directora de los servicios jurídicos de Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios) quien recuerda que los bancos tendrán que ceñirse al contrato y que, en ningún caso, podrán interpretarlo en su propio interés.

© Proporcionado por Bolsamanía

“Los contratos son lo que son y dicen lo que dicen. También en su momento, cuando pusimos en entredicho las clausulas suelo hasta el Banco de España las defendió y, al final, hemos visto que no era así. Ahora, de nuevo, ellos ya están empezando a poner en marcha su maquinaria”, señalan desde Ausbanc.

Mateos reconoce que los usuarios están empezando a preguntar y a estar interesados pero también que barajan que la horquilla de diferenciales más habituales va del 0,39 al 0,75 y que es difícil vaticinar que el euríbor pueda bajar más del 0,75. Eso sí, añade que puede ocurrir y que, en ese caso, actuarán para que los bancos tengan que pagar:

“Encontrarán alguna argumentación jurídica que nos tocará desmostar en tribunales o donde corresponda pero el contrato, obviamente, no puede quedar al interés de alguna de las partes y, en caso de duda, siempre se tiene que interpretar a favor de la parte más débil, que en este caso es el consumidor. El mercado es el que es e, igual que en otros casos los beneficiados han sido los bancos, ahora le tocaría al cliente”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon