Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Es posible conseguir el objetivo de déficit sin subir impuestos?

Bolsamanía Bolsamanía 04/06/2016 Marta Gracia

España está inmersa en una precampaña electoral marcada por la incertidumbre de lo que pasará después del 26J. Además, otro de los puntos importantes de esta carrera hacia las elecciones es el cumplimiento del objetivo del déficit. La UE ya ha avisado, después de los comicios decidirán si sancionan a España. El PP ha prometido bajar los impuestos a pesar de este aviso, PSOE, Podemos y Ciudadanos rechazan esa idea. La pregunta es ¿Se puede conseguir el objetivo de déficit sin subir impuestos?

“Lo grave del déficit de 2015 es que ha empeorado el déficit estructural, el que no depende del ciclo y eso indica que los males de la hacienda son de fondo”, explica José María Serrano, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza. Sin embargo, apunta que es necesario cumplir el objetivo de déficit de 2016, pero “no porque lo exija la Unión Europea, sino porque una hacienda no puede estar permanentemente en desequilibrio, acumulando deuda pública”.

Por su parte, Valentí Pich presidente del Consejo General de Economistas de España, asegura que no es buena noticia que se haya sobrepasado el 5% del PIB en el déficit, por lo que apunta que es necesario para el Gobierno saber gestionar el presupuesto. “Para poder cumplir el objetivo de déficit se deben dar dos casos: uno, que que el crecimiento sea muy extraordinario, que es algo que no se está viendo o que haya una política de austeridad muy clara”, explica Pich.

Hay que recordar que el objetivo consensuado con la Comisión Europea para 2015 era del 4,2%. El pasado 21 de abril, la oficina de estadística europea, Eurostat, publicó las cifras de las administraciones públicas de los países que componen la UE, y situó en el 5,1% la de España, al incluir las ayudas al sector financiero.

De esta manera, la cifra de España es el segundo desvío más importante de la Unión Europea, solo superado por Grecia (-7,2%), y por delante de Portugal y Reino Unido (-4,4%), Francia (-3,5%), Croacia (-3,2%) y Eslovaquia (-3%).

¿HAY ESPACIO PARA REDUCIR LOS IMPUESTOS?

Ahora el trabajo del próximo gobierno que se forme en España debe ser intentar cumplir ese objetivo de déficit, pero para ello ¿qué es lo que se debe hacer? Y sobre todo, una pregunta que preocupa a los ciudadanos es si hay espacio para reducir los impuestos ante esta situación.

José María Serrano afirma que sí que hay espacio para reducir los tipos impositivos, “pero debe aumentar la presión fiscal”. Para él, el problema de la hacienda española es que es necesario reformar “en profundidad” la estructura de impuestos y la de gastos. Algo en lo que coincide Valentí Pich que apunta que “hay que hacer una revisión de la estructura de gasto y reordenar los impuestos”.

Sin embargo, el presidente del Consejo de Economistas de España asegura, de forma rotunda, que rebajas “significativas” de impuestos es imposible. Por esto, apuesta que hay que analizar esa estructura de gasto para no tener que subir esos impuestos que afectan a la economía del ciudadano y que puede ralentizar la economía española.

El catedrático José María Serrano considera que lo único que se ha hecho en la crisis es tocar los tipos impositivos “y recortar toscamente los gastos”. De esta manera, explica que una reforma fiscal en profundidad requiere cerrar vías de elusión fiscal “por ejemplo, eliminando los regímenes de estimación singulares y las desgravaciones en Sociedades e IRPF y bajando entonces tipos; en el IVA se deberían limitar al máximo los tipos reducidos y eliminar regímenes especiales” y ampliar las bases de tributación.

SANCIÓN PARA ESPAÑA

La Comisión Europea informó que posponía hasta después de las elecciones del 26J, previsiblemente julio, la decisión sobre la sanción a España por el incumplimiento de ese objetivo de déficit. De esta manera, da un respiro al país sobre la posible multa que podría ascender a 2.200 millones de euros, o lo que es lo mismo el 0,2% del PIB. Así, la comisión decidirá si España ha adoptado medidas efectivas para cumplir con el déficit de 2015, en caso de que diga que sí: ya no hay multa. Si por el contrario dice que no el mecanismo sancionador se activa.

Después, el Consejo Europeo de Ministros de Finanzas debe validar la decisión de la Comisión de que España no ha adoptado medidas efectivas. Si se opone no hay multa, si acepta, sigue el proceso. Tras esta decisión, el Gobierno de España tendrá diez días para hacer alegaciones.

En ese momento, la CE tiene otros diez días para imponer la multa y anunciar la suspensión de fondos europeos a partir del 1 de enero del año siguiente. No obstante, la Comisión puede tener en cuenta las alegaciones para reducirla o cancelarla.

Tanto José María Serrano como Valentí Pich coinciden en que la decisión de la Unión Europea respecto a la sanción es bastante imprevisible. “Hay que tener en cuenta que la Unión Europea toma decisiones políticas y estas, a veces, son muy imprevisibles”, apunta Pich. Por su parte Serrano añade que “le parece imprevisible lo que pueda hacer la Comisión, porque son bastante erráticos en sus decisiones, lamentablemente”.

PROPUESTAS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

© Proporcionado por Bolsamanía

Los partidos políticos españoles están en plena precampaña electoral informando de lo que harán si son elegidos como presidentes de Gobierno. Así, el PP ya ha anunciado una rebaja de impuestos para enero de 2016 si son ellos los elegidos. Algo que rechazan desde PSOE, Podemos y Ciudadanos.

El Ministerio de Hacienda ya está trabajando en una rebaja del IRPF, que sería gradual a partir del 1 de enero de 2017. El PP prevé un crecimiento económico mayor de lo esperado (por encima del 3% en 2016) que permitirá bajar los impuestos y cumplir con el objetivo de déficit acordado por Bruselas. Por su parte, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, apunta que “la reducción de impuestos que plantea el programa electoral del PP es factible y compatible y el truco es mantener el crecimiento económico”.

Por su parte, el PSOE considera que anunciar que se van a bajar los impuestos en plena campaña es “engañar” a los españoles, como hizo el PP, a su juicio, en 2011, cuando anunciaba que bajaría los impuestos y los subió nada más llegar al Gobierno. Ciudadanos, en cambio, si que señala que es posible bajar los impuestos de la clase media y trabajadora, pero no hasta el 2018, “ya que primero hay que corregir el agujero que ha dejado Rajoy”.

Tal y como recoge Europa Press, el programa electoral de Podemos en relación con el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) contempla una subida progresiva de tipos para las rentas más altas, de manera que las de 300.000 euros o más paguen un 55%. Su objetivo es que "se aprieten el cinturón" quienes más tienen, no sólo los trabajadores, pymes y autónomos, y así lograr una cierta justicia social "en términos redistributivos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon