Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Puede el Brexit acabar con la Globalización?

Bolsamanía Bolsamanía 07/07/2016 Bolsamanía

José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca. Ayer (miércoles) les planteaba una pregunta: ¿referéndum o fragmentación?. Me refería, naturalmente, al riesgo de contagio en la zona euro del referéndum británico. ¿La alternativa era la fragmentación política? Me temo que el riesgo es que uno lleve al otro. De hecho, la fragmentación y debilidad política es un riesgo en términos del crecimiento de los populismos y radicalismos. Pero, lamentablemente, la fragmentación política ha sido algo habitual en el pasado reciente. Y no sólo en Europa.

A cuenta precisamente del Brexit, David Lipton del FMI ha escrito una pequeña reflexión que pueden leer en el Blog de IMFdirect. ¿Puede el Brexit acabar con la Globalización? Naturalmente, la mera pregunta ya parece fuera de lugar. Pero, si investigan un poco verán que hay algunos economistas que se muestran preocupados por el desarrollo de los acontecimientos en términos de deterioro de los flujos comerciales, mercados financieros más estrechos y un creciente sentimiento nacionalista. En cierta medida, proteccionismo. En todo esto se fundamentaría precisamente el Brexit.

© Proporcionado por Bolsamanía

¿QUÉ HA LLEVADO AL BREXIT Y QUÉ IMPLICARÁ A NIVEL MUNDIAL?

David Lipton se muestra contrariado por el Brexit (¿y quién no?), considerándolo como uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado “uno de los mayores proyectos de integración económica” (repito literalmente). ¿Qué ha llevado al Brexit? Considerando las discusiones durante la Campaña, podemos hablar de cuestiones sobre inmigración y soberanía. ¿Pueden estos mismos temas afectar al proceso de integración económica mundial? Ya saben que hay una corriente de opinión dentro de la zona Euro que pide calma y reforzar la integración ya alcanzada. Una corriente opinión que parece tener cada vez más adeptos, frente a la posición inicial de avanzar más rápido. La cuestión por tanto, es tomar un respiro al mismo tiempo que se ponen las condiciones para mejorar las perspectivas de crecimiento. Y esto que sirve para la zona Euro también debería ser básico ante las dudas sobre la globalización. Crecer. Y de forma más rápida.

La Gran Recesión tuvo su raíz en las finanzas. Pero no es sólo una crisis financiera e inmobiliaria. Es también una crisis económica y social. Una crisis de confianza. La propia restricción financiera propiciada por los bancos centrales, imprescindible para facilitar el ajuste ordenado de la elevada deuda (aunque por el momento sólo se ha materializado en la deuda privada), conlleva nuevas incertidumbres a futuro además de penalizar al ahorro. ¿Cuál es la clave para superar todo esto? El crecimiento. Y el crecimiento a nivel individual, en un contexto financiero favorable a nivel internacional. Pero también en un contexto de mayor cooperación internacional. No, no me refiero con esto último a los bancos centrales. Más bien a cooperación política dentro del G7, pero especialmente en el G20. Y dejando cada vez más sitio a los países en desarrollo que, en un futuro cada vez menos lejano, deben tomar un mayor protagonismo en el crecimiento mundial.

José Luis Martínez Campuzano

Portavoz de la Asociación Española de Banca

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon