Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Puede el mundo soportar la volatilidad financiera?

Bolsamanía Bolsamanía 15/01/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

¿Podrá el mundo soportar la volatilidad financiera a la que se enfrenta ahora? Sea como sea, deberíamos acostumbrarnos, porque las señales apuntan a que se mantendrá durante bastante tiempo.

Según The Street, esta volatilidad es consecuencia de la independencia financiera de un gran número de naciones, por lo que propone una especie de banco central mundial que coordine todas las políticas financieras. Y como esto no va a ocurrir, “la volatilidad se mantendrá”, advierte. Esta publicación considera que hay cuatro razones que indican que la volatilidad está aquí para quedarse:

1.- LOS BANCOS CENTRALES SE MUEVEN EN DISTINTAS DIRECCIONES

Muchas de las mayores economías mundiales no están sincronizadas con el resto. Como consecuencia, los bancos centrales se mueven en distintas direcciones, lo que exacerba la volatilidad. “Esta confusión es el resultado de la torpeza de la Fed”, señala Martin Wolf en Financial Times, según recoge The Street.

2.- EL MOVIMIENTO INTERNACIONAL DE CAPITALES

El movimiento internacional de capitales se ha vuelto tan libre y rápido que los bancos centrales y los gobiernos no pueden seguir el ritmo de los cambios que se están produciendo. The Street recuerda el “trilema de las finanzas internacionales”, según el cual “si hay un flujo libre de capital en el mundo, los tipos de cambio flexibles serán capaces de absorber el capital a través de cambios en el precio de la moneda de un país, permitiendo al Gobierno seguir con sus políticas económicas independientemente uno de otro”.

Desafortunadamente, parece que los tipos de cambio no se pueden mover con la suficiente rapidez para seguir el ritmo de los flujos de capital a fin de mantener los movimientos de los tipos de cambio en mínimos. "El problema con la soberanía de las naciones dirigiendo sus propias políticas económicas, independientemente de lo que están haciendo otras naciones"

3.- DEMASIADAS POLÍTICAS ECONÓMICA

SThe Street cita también “el problema con la soberanía de las naciones dirigiendo sus propias políticas económicas, independientemente de lo que están haciendo otras naciones”. Así, explica que las naciones querían mantener su independencia porque les permitía preocuparse sólo por la economía de su propio país y llevar a cabo política que les ayudarían a lograr altos niveles de empleo.

Como consecuencia de esta idea, las naciones implementaron durante la segunda mitad del siglo XX políticas destinadas a mantener el empleo en sus países en el nivel más alto posible. El resultado fueron políticas que casi siempre producían corrientes continuas de inflación.

Pero estas políticas también permitieron a los gobiernos mantenerse alejados de cualquier reforma económica que pudiera ayudar a incrementar la productividad laboral y la competitividad nacional con un coste a corto plazo. En muchos países, las estructuras económicas se han mantenido en vez de asumir el coste a corto plazo que supondría cambiarlas, restringiendo la introducción de innovaciones que podrían hacer que los países compitieran mejor en el entorno internacional y dañando el crecimiento económico.

4.- DIVERGENCIAS EN EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

Las diferencias en el crecimiento económico debido a las políticas económicas descoordinadas ha creado una “situación caótica” en el mundo. The Street indica que “las economías de las naciones soberanas independientes han sido afectadas por las políticas económicas que cada una ha llevado a cabo”.Mientras los mayores países del mundo puedan tener políticas económicas independientes, este peligro persistiráEste es el motivo por el que las grandes economías mundiales no están sincronizadas entre sí, y lo que está provocando la volatilidad según la publicación. Mientras los mayores países del mundo puedan tener políticas económicas independientes, este peligro persistirá, advierte.Por todos estos motivos, considera que no deberíamos esperar que la volatilidad financiera internacional vaya a terminar pronto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon