Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué está pasando en la Fed? Bullard pone de manifiesto las diferencias internas

Bolsamanía Bolsamanía 16/02/2016 Bolsamanía

La Reserva Federal (Fed) subió los tipos en diciembre por unanimidad, y los mantuvo constantes en enero también sin votos en contra. A pesar de ello, hay altos funcionarios que se han mostrado críticos con algunas decisiones del banco central estadounidense.

Ya en diciembre, los diez miembros con voto de la Fed que componen el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) decidieron elevar la tasa de fondos federales (tipos de referencia) por primera vez en nueve años. Lo hicieron en 25 puntos básicos desde el entorno entre cero y 0,25%.

El comunicado del FOMC, y el discurso de Janet Yellen, presidenta de la Fed, aseguraban que las previsiones que manejan de inflación es que se mueva hacia el 2% a medio plazo. Sin embargo, la evolución de los precios evita que haya perfecta armonía en la autoridad monetaria.

Las actas de la reunión de diciembre mostraron que varios funcionarios “votaron por poco” en favor de la subida de tipos. Algunos miembros del FOMC proyectaron una nueva caída de los precios del petróleo que presionaría a la baja a la inflación, mientras que dos funcionarios mostraron su preocupación en torno a que el fortalecimiento del mercado laboral no es suficiente para compensar “las presiones a la baja de las fuerzas deflacionistas globales”.

BULLARD SE MUESTRA DISIDENTE

En la reunión de los días 26 y 27 de enero, la Fed mantuvo los tipos sin cambios y acordó modificar el objetivo de inflación, “con una revisión para aclarar que el objetivo de inflación es simétrico, y con una referencia a la actualización de la estimación de participantes en el mercado laboral a largo plazo”.

El "objetivo de inflación simétrico" quiere decir que el banco central actuará con su política si no se cumple el objetivo de inflación ya sea porque ésta se sitúe por debajo o por encima de la meta estipulada (en el 2%). En este caso, votó en contra James Bullard, presidente de la Fed de St Louis.

Bullard dijo estar de acuerdo con que el objetivo de inflación sea "simétrico", pero no con el lenguaje al no reconocer suficientemente las posibles desviaciones futuras de la evolución de precios respecto al objetivo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Este martes, Bullard ha publicado un post en la página web de la Fed de St Louis en la que explica que su voto en contra fue por el añadido de la frase “el Comité debería estar preocupado si la inflación se mueve persistentemente hasta estar por encima o por debajo del objetivo”. “Yo disentí por cómo está escrita la frase, y aque es confusa para las comunicaciones de la Fed”, escribe Bullard.

En este sentido, el economista explica que no está de acuerdo debido a que sugiere que si la inflación se sitúa lejos del objetivo, sólo habrá motivo de preocupación si se espera que se mueva hasta estarlo también en el futuro.

"ESPERAR PARA VOLVER A SUBIR LOS TIPOS"

El presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, ha reconocido este martes en una intervención en la Universidad de Delaware que hay signos de desaceleración económica, aunque confía en que haya un ritmo de crecimiento sólido a medio y largo plazo. Harker ha destacado el desempeño del mercado laboral, y cree que la tasa de paro se reducirá hasta el 4,7% este año.

El experto, que no tendrá derecho a voto hasta 2017 cuando entrará en el FOMC, cree que "podría resultar prudente esperar hasta que los datos de inflación fuesen más fuertes antes de llevar a cabo una segunda subida de tipos. Estoy más cauto en el corto plazo de lo que lo hice hace unos meses".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon