Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué medidas diarias suponen un ahorro en la factura de la luz?

Bolsamanía Bolsamanía 12/02/2016 Bolsamanía

España es uno de los países de la Unión Europea con la electricidad más cara. El precio ha subido más de un 80% desde 2003 y se calcula que el importe medio de las facturas al año asciende a 675 euros. Por ello, no dejan de surgir estrategias que intentan reducir estos costes.

Tal y como informa El País, los usuarios están bastante desinformados sobre el tema, la CNMC ya lo había dejado en evidencia a través de una encuesta que concluía que cerca del 74% de las familias no sabe cómo se calcula la factura de electricidad, más de la mitad desconoce la diferencia entre una comercializadora y una distribuidora de energía y ocho de cada diez no distinguen entre mercado libre y regulado. A la vez, el 60% de los hogares se declara insatisfecho con el precio del recibo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Entre las medidas de ahorro más utilizadas por los internautas está la sustitución de las bombillas clásicas por LED o bajo consumo, también la opción de apagar las luces siempre que sea posible y desenchufar los electrodomésticos para evitar el consumo en stand-by.

EL CONSEJO DE LOS EXPERTOS

Por su parte, los expertos también aconsejan sustituir las bombillas incandescentes con LED y las demás ir cambiándolas a medida que se estropeen. La inversión vale la pena, ya que esta tecnología puede llegar a ser 50 veces más duradera que una bombilla tradicional y casi 10 veces más que una de bajo consumo, además de garantizar un ahorro superior: entre un 80% y 90% en comparación con una instalación convencional, exponen desde El País.

El stand-by es el responsable de casi el 7% del consumo energético de un hogar, su impacto es casi el mismo que el de una lavadora. Para combatirlo se pueden usar regletas que permitan desconectar varios aparatos a la vez, por ejemplo. No obstante, aunque estas son algunas soluciones, no atajan del todo el problema. Si la tarifa es poco ventajosa y la potencia contratada es superior a la que necesitamos, poco podemos hacer, el recibo seguirá siendo elevado.

Por otra parte, el hecho de consumir más electricidad a unas horas que a otras es determinante, siempre que se sepa qué horas son más caras y más baratas. Por ejemplo, los usuarios con tarifa regulada (PVPC) que opten por la discriminación horaria tendrán dos franjas: las horas más baratas son las nocturnas (de 22.00 a 12.00 en invierno y de 23.00 a 13.00 en verano) y las más caras son las diurnas (de 12.00 a las 22.00 en temporada invernal y de 13.00 a 23.00 en la estival). Con la tarifa general, en cambio, el precio se mantiene estable a lo largo del día, sin sufrir fluctuaciones relevantes.

Otros factores importantes que inciden notablemente en el recibo son la calefacción y el agua caliente. Sin embargo, pocos saben que el cambio de sistema a otras energías como gas natural, butano o propano supone un ahorro de más del 50% respecto a la electricidad. El Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) afirma que un hogar en el que todo el consumo es eléctrico gasta más del doble que si tuviera energía mixta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon