Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Se pueden vender acciones suspendidas de cotización?

Bolsamanía Bolsamanía 18/08/2016 Marco Collado

La inversión no siempre va tan bien como se espera en un principio y a veces surgen problemas, como tener que digerir que las acciones que que se compraron con el objetivo de obtener una rentabilidad no se pueden vender porque han sido suspendidas de cotización. Además, si esta interrupción ha sido provocada por un concurso de acreedores por parte de la empresa, el caso puede alargarse durante meses e incluso años.

Habitualmente, las causas por las que un valor es suspendido de cotización no son tan graves y sus acciones son readmitidas a negociación poco tiempo después. Estas pueden responder tanto a situaciones de mercado como externas. Una oferta púbica de adquisición (OPA) o de venta (OPV) o la solicitud de una determinada información de la empresa por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), son los principales motivos de suspensión y será este último organismo quien determinará las condiciones de la misma.

Sin embargo, aunque en la mayoría de los casos lo normal es que esta interrupción se limite a unas horas, o como máximo, un día, hay situaciones en las que los valores llevan suspendidos varios años. Fue el caso de Fadesa, uno de los más longevos, que duró desde su suspensión en julio de 2008 hasta su exclusión final a mediados de 2015. En los últimos días, la CNMV ha vuelto a denegar la vuelta al parqué a una de las empresas más conocidas de las que se encuentran en esta situación, Pescanova, a la que ha requerido más documentación para estudiar su readmisión. La empresa fue suspendida en marzo de 2012.

Esta circunstancia pone en una situación difícil a los accionistas, que se ven atrapados en un callejón sin salida después de haber asumido ya una importante pérdida en el valor de su inversión. Y esto no es todo, además tendrán que seguir abonando las correspondientes comisiones de custodia por tener dichas acciones.

La pregunta más normal cuando la interrupción ha sido por motivos concursales es, ¿cuándo levantará la CNMV la suspensión? Para que esto ocurra es necesario, en primer lugar, que acabe la fase judicial del proceso concursal y en segundo lugar, que la compañía lo solicite formalmente.

¿CUÁNDO PODRÉ VENDER?

A pesar de todo lo anterior, el accionista tiene la posibilidad de vender sus acciones sin tener que esperar a que finalice la suspensión. Para esto tiene dos opciones: solicitar a su agencia de valores o bróker que busque un comprador para las acciones, una tarea cuanto menos difícil, o acudir al mercado no organizado (OTC). Para esto tiene que haber encontrado un comprador que esté dispuesto a pagar un precio pactado entre las dos partes. Una vez hecho esto deberá acudir a una entidad liquidadora dada de alta en Iberclear, como son numerosos bancos, y simplemente cambiar el nombre del titular de las acciones.

© Proporcionado por Bolsamanía

¿POR QUÉ VENDER ACCIONES SUSPENDIDAS?

Después de todo, puede que se pregunte qué sentido tiene vender acciones prácticamente sin valor perdiendo la posibilidad de que se recuperen cuando vuelvan a cotizar. Aparte de por la exposición a posibles reestructuraciones que acaben con un cambio de acciones por deuda de los acreedores o que se exija una ampliación de capital, sería potencialmente perjudicial una operación acordeón. Mediante esta operación se reduce el capital social de la empresa y a la vez el valor nominal de las acciones.

El otro motivo, y principal, es el fiscal. La venta de estas acciones haría aflorar estas pérdidas, permitiendo así compensar las ganancias en la declaración de la renta. Esta es la única pequeña ‘ventaja' que nos puede permitir ser titulares de estos títulos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon