Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Suicidio o accidente laboral? Ambos para el TSJC

Bolsamanía Bolsamanía 12/01/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

El suicidio de un empleado de la Caja de Ahorros del Mediterráneo en el 2011 fue un accidente laboral. Esa es la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que ha considerado como accidente laboral el suicidio de un empleado que se quitó la vida después de que la entidad bancaria le abriera un expediente disciplinario por revelación de secretos. Informa Efe, que la sala social del TSJC ha desestimado los recursos de Mutua Asepeyo y Banco de Sabadell -al que actualmente pertenece la CAM- y ha confirmado una sentencia de primera instancia que elevó las prestaciones de viudedad y orfandad de la familia del empleado fallecido, como víctima de un accidente laboral. El trabajador se suicidó en abril de 2011 arrojándose a la vía del metro en Barcelona, poco después de que la CAM le abriera un expediente disciplinario por filtrar a un cliente un informe de solvencia de una tercera persona.El trabajador tenía 22 años de antigüedad en la empresa, no sufría ninguna patología psíquica y días antes de suicidarseEl trabajador tenía 22 años de antigüedad en la empresa, no sufría ninguna patología psíquica y días antes de suicidarse, había sido felicitado por el director de recursos humanos de la entidad por haber alcanzado los objetivos fijados para 2010. La dirección de la entidad bancaria abrió un expediente disciplinario al fallecido, por facilitar un informe de solvencia a un cliente bancario, lo que motivó que este entregara un documento a la dirección en el que reconocía su error y se mostraba arrepentido. El fallecido acudió a un abogado que le advirtió de que los hechos que se le imputaban tenían la calificación de muy graves y que podían conllevar su despido. El tribunal cree que el expediente le provocó "un grave trastorno y un grado de angustia" ante un posible despido, finalmente se quito la vidaLos directivos de la CAM afirmaron ante la viuda que el asunto iba a queda en una amonestación, pero el expediente disciplinario anunciado mencionaba fatas de gran gravedad, de donde el abogado dedujo esas terribles consecuencias para el trabajador. Por esa razón la muerte fue consecuencia de ese incidente laboral que arruinaba su trayectoria profesional, hasta ese momento sin ningún problema. Finalmente la viuda y los hijos deberán recibir una indemnización por la Mutua Asepeyo y el Banc de Sabadell, propietario de la CAM, y su pensión se verá mejorada económicamente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon