Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Tic, tac, tic, tac” ahora el tiempo corre en contra de Pablo Iglesias

Bolsamanía Bolsamanía 18/03/2016 Jose Antonio Diaz Maroto

El 25 de enero de 2015 Pablo Iglesias realizó, durante un mitin en Valencia, unas declaraciones que se convirtieron en su santo y seña: “Tic, tac, tic, tac... Empieza la cuenta atrás para Rajoy”, en referencia a la esperada victoria electoral de Alexis Tsipras en Grecia, que según el líder de Podemos era la antesala para la llegada de la formación morada al Gobierno español y la salida del presidente Mariano Rajoy. Sin embargo, después de más de un año y tras unas elecciones generales el que tiene prisa y el que lucha contra el tiempo es Iglesias.

Dos de mayo, esa es la fecha límite que tiene el secretario general de Podemos para intentar llegar a un acuerdo de Gobierno con Pedro Sánchez. Todos los partidos políticos, al menos frente a las cámaras, señalan que no quieren la celebración de nuevos comicios, sin embargo al que peor le vendrían estas nuevas elecciones es a Podemos, si en algo coinciden todos los sondeos es en anunciar una caída de la formación morada, en muchos hasta situarse como la cuarta fuerza política en detrimento de Ciudadanos y según avanza la fecha límite las encuestas se tornan aún peores, en esta ocasión el tic, tac supone una preocupación para Iglesias.

CRISIS DESDE DENTRO

Hay varios motivos por los que se está desgastando la imagen del partido, desde el 'no' a la investidura de Pedro Sánchez, aunque resultase fallida ha quedado demostrado que los grandes beneficiados han sido los socialistas y la formación de Albert Rivera, que presenta a Podemos como un obstáculo para la creación de un nuevo Gobierno. Aunque posiblemente el mayor problema para Iglesias sea las divisiones internas, la guerra ha estallado entre su sector y el 'bando de Errejón' con Madrid como epicentro, el reloj sigue sonando y Pablo Iglesias ha reaccionado, tiene prisa y por eso ha decidido dar un golpe de autoridad y cesar al número tres de la formación y secretario de organización, Sergio Pascual, un hombre muy cercano a Iñigo Errejón para calmar las voces discordantes, no obstante de cara a las bases y al electorado le ha supuesto un enorme desgaste al partido.

ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

El líder de Podemos nunca se ha querido sumar al acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, ese es el principal motivo de discusión con los 'errejonitas', Iglesias contaba con que el fracaso de Sánchez desgastase a los socialistas y le beneficiase en unas futuras elecciones, sin embargo, no contaba ni con el pacto con Ciudadanos, ni con sus problemas internos, ahora debe apurarse y buscar una solución antes del 2 de mayo. Viendo la unión entre el PSOE y C's una opción sería ceder en el tema catalán (condición imprescindible para la formación de Albert Rivera) pero de realizar esta concesión se avivarían los problemas internos con las confluencias, un conflicto ya presente y que amenaza tanto en Galicia con Marea, como con En Comú Podem, en Cataluña, donde se está pidiendo la formación de un partido independiente. Si esto ocurre y los distintos movimientos de Podemos se separan, unas elecciones podrían suponer el derrumbe de la formación.

Falta poco más de un mes para la convocatoria de elecciones , tic, tac, tic, tac...empieza la cuenta atrás de Pablo Iglesias.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon