Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

2016, un año catastrófico: 'véndalo todo'

Bolsamanía Bolsamanía 13/01/2016
© Proporcionado por Bolsamanía

En una sala abarrotada, las puertas de salida son pequeñas, dicen los expertos de Royal Bank of Scotland (RBS) que prevén un 2016 'catastrófico' para los mercados de renta variable a nivel mundial: 'véndalo todo', afirman. Eso sí, 'excepto los bonos de alta calidad. Se trata del retorno, no del rendimiento del capital', explican.

Según Business Insider, el jefe de crédito de RBS, Andrew Roberts, ha advertido que las bolsas perderán entre un 10% y un 20% en Europa y Estados Unidos y el petróleo se desplomará hasta 16 dólares. "Hemos sido muy escépticos sobre la visión del consenso, que da por sentado que las autoridades pueden 'comprar tiempo' con sus medidas para recortar el ratio de reservas a los bancos, bajar los tipos de interés y flexibilizar su política monetaria", afirmaba Roberts.

China tendrá que hacer frente a una fuga de capitales masiva y necesita seguir devaluando el yuan

Roberts considera que el mayor peligro para los mercados es China, debido a que su expansión económica basada en la emisión de deuda ha alcanzado un punto de saturación. En su opinión, China tendrá que hacer frente a una fuga de capitales masiva y necesita seguir devaluando el yuan, algo muy negativo para el resto de economías mundiales. Su previsión es que China tenga que devaluar el yuan un 20%.

En definitiva, RBS no es el primero, también han advertido de las complicaciones que se pueden presentar para los mercados el inversor George Soros y el economista, empresario y analista de inversiones Marc Faber que también desvían su atención a China, aunque en el caso de Faber, no la ve como la causante de las caídas en las bolsas. 'El principal factor es que cada vez hay menos liquidez global debido a la disminución de los precios del petróleo', apunta.

Pero en todo caso, ¿por qué RBS piensa que China es el principal problema para las bolsas mundiales? Uno de sus expertos, Andrew Roberts, director de análisis en Europa, ha ofrecido varias claves para explicar su visión negativa sobre el gigante asiático.Este experto ha mencionado varios factores para reforzar su visión de mercado. Por ejemplo, ha comentado que "el crecimiento de China y Asia se ha producido mediante la expansión de la deuda", algo que ya no es sostenible, debido a la contracción del crédito y del comercio mundial.

El millonario inversor George Soros afirmaba hace algunos días que: "China tiene un gran problema de ajuste. Yo diría que equivalente a una crisis. Cuando miro a los mercados financieros, veo serios problemas que me recuerdan a la crisis (financiera) que tuvimos en 2008".

“China está luchando por encontrar un nuevo modelo de crecimiento y la devaluación de su moneda es la transferencia de los problemas al resto del mundo”, ha señalado Soros. En todo caso, para el inversor, los mercados financieros se adentran en una crisis que obliga a los inversores financieros a ser más prudentes.

LAS SEÑALES DEL MERCADO

El mayor peligro para los mercados es China: su expansión económica ha alcanzado un punto de saturación

Desde RBS afirman también que las señales del mercado son similares a las que se vieron en 2008, antes de que estallara la crisis financiera. Según el jefe de crédito de RBS, Andrew Robert, las bolsas perderán entre un 10% y un 20% en Europa y Estados Unidos y el petróleo se desplomará hasta 16 dólares.

Además, RBS es muy negativo con la economía de Estados Unidos, ya que espera una contracción del PIB del 0,5% en el primer cuatrimestre de 2016.

Al respecto, Faber, más negativo que nunca, asegura que, en el caso del mercado de valores estadounidense, éste se encuentra en caída libre y podríamos ver descensos en el S&P hasta niveles no vistos en cinco años.

Para Faber, la caída en el precio del crudo supone un problema para las economías exportadoras que venden a los países exportadores de petróleo. La clave de la tesis de Faber es que la caída en el precio del crudo pone de relieve una economía que se está contrayendo, y eso es una mala noticia para el mercado de valores de Estados Unidos. "Cuando los precios del petróleo aumentan, básicamente es una consecuencia de la expansión de la liquidez global", dijo Faber, explicándolo de forma inversa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon