Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

3 razones por las que los Juegos Olímpicos de Río no serán los mejores de la historia

Bolsamanía Bolsamanía 23/07/2016 David Vicente

Históricamente cada cita olímpica es nombrada como la mejor de la historia gracias a los logros deportivos de los atletas, las cada vez más increíbles ceremonias y puestas en escena gracias a cada vez más ayuda de grandes centros deportivos que cuentan con lo mejor de lo mejor en tecnología puesta al alcance de los deportistas. Río de Janeiro toma el relevo de Londres y será la casa del olimpismo durante este verano antes de pasarle la bandera a Tokio, que acogerá los Juegos de 2020.

Los Juegos Olímpicos son una cita soñada para todos los deportistas que compiten en las disciplinas olímpicas y para los fans es la oportunidad de acceder a conocer todo tipo de deportes y presumir de compatriotas que habitualmente no reciben tanto interés mediático. El pasado 12 de agosto de 2012, Londres celebraba la ceremonia de clausura de sus Juegos Olímpicos y Río de Janeiro recibía la bandera Olímpica para siguiente sede de los Juegos. La ciudad brasileña ha trabajado todo este tiempo para estar a la altura de tan increíble acontecimiento a nivel mundial pero muchos factores pueden acabar echando por tierra todo el trabajo realizado.

Factores totalmente incontrolables como las lesiones de algunos importantes deportistas, otros algo más controlables, aunque de consecuencias no tan claras, como el virus Zika y otros que llevan tiempo afectando al país como la crisis económica y la inestabilidad política han hecho que la organización tenga demasiados problemas sobre la mesa que resolver antes de que se encienda la llama olímpica en el estadio de Río de Janeiro el próximo 5 de agosto.

EL TEMOR A LAS CONSECUENCIAS DEL VIRUS ZIKA

En España, Pau Gasol fue quien destapó, de cara a luz pública, la preocupación que muchos deportistas tenían frente a la cita olímpica. El jugador de Sant Boi aseguró a finales de mayo que valoraba la opción de no asistir a los Juegos Olímpicos de Río por miedo a ser contagiado por el virus Zika. "La situación tiene gravedad suficiente y el desconocimiento es grande incluso entre los propios expertos. Hay disparidad entre 150 expertos y algunos piden que los Juegos se muevan o se pospongan. Por mucho que haya palabras tranquilizadoras, hay un debate. Yo lo estoy valorando como cualquier otro atleta o persona que esté valorando ir a Río", explicó Pau entonces.

Finalmente el pivot español dio el paso y apostó por jugar con "he tomado la decisión de ir por compromiso con el equipo. Y muy basado también en la ilusión que tengo de jugar unos Juegos y por el trabajo que hicimos el año pasado, que gracias al gran campeonato de Europa que hicimos nos pudimos clasificar", aunque reconocía que seguía preocupado por un posible contagio de Zika. Pau no ha sido el único al que el miedo por el Zika le ha hecho pensar en no participar en los Juegos de Río, aunque otros como Milos Raonic, Dominic Thiem, John Isner, Nick Kyrgios, Bernard Tomic, Kevin Anderson o, el tenista español, Feliciano López finalmente han decidido no viajar a Brasil.

La alcaldía de Río de Janerio ha intentando desde hace tiempo apagar los rumores y calmar los nervios asegurando que tienen un plan preparado para combatir al virus. "Cerca de un mes antes de la apertura de los Juegos, un equipo va a recorrer todas las sedes de competencia para eliminar posibles focos y durante los juegos, un equipo fijo estará enfocado en las instalaciones olímpicas", garantizaban desde la alcaldía, asegurando que el departamento sanitario de la Municipalidad dispone de unos 3 mil agentes dedicados a esa tarea.

Si al temor por el Zika se le suma las bajas por lesiones o por necesidad de descanso la lista sigue aumentando. Por ejemplo el último ha sido Marc Gasol que no ha logrado recuperarse a tiempo de su lesión en febrero. Otro de los grandes afectados por las bajas ha sido el equipo estadounidense de baloncesto que ha visto como Stephen Curry, Chris Paul, John Wall y Anthony Davis han renunciado a defender a su país en la cita olímpica de Río este verano.

© Proporcionado por Bolsamanía

LA SANCIÓN A LOS ATLETAS RUSOS

La ausencia de los atletas rusos, y quizás también de los de halterofilia, afectará sin duda a la competición. Algunas de las pruebas de atletismo perderán atractivo sin ninguno de los deportistas rusos compitiendo. Los Juegos pierden a estrellas como la pertiguista Yelena Isinbayeva, las saltadoras Anna Chicherova y Maria Kuchina o el vallista Sergey Shubenkov.

La razón de la sanción es el informe de la comisión independiente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que reveló que el laboratorio de Moscú supervisado por el Ministerio de Deportes de Rusia manipuló los resultados analíticos de los atletas rusos durante los Juegos de Invierno de Sochi de 2014 señalando igualmente que el atletismo y la halterofilia fueron los deportes donde más controles fueron trucados.

Así, el documento, de más de 100 páginas, indica que hubo hasta 139 casos de test antidopaje alterados en el atletismo de Rusia, seguido por la halterofilia con 117 y por deportes no olímpicos, con 37. En total, habría un total de 31 disciplinas donde el laboratorio de Moscú habría trucado los controles antidopaje.

LA SITUACIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA EN BRASIL

La complicada situación política y la crisis económica alertan a muchos sobre las condiciones en las que se celebrarán los Juegos Olímpicos de Río. Por si fuera poco la amenaza terrorista obligará a las fuerzas de seguridad a mantener la alerta máxima durante la celebración de la cita olímpica. Según explican lo servicios de inteligencia brasileños los atentados de gran sofisticación y complejidad logística ya no son una amenaza para Brasil; pero sí los simpatizantes de grupos extremistas religiosos que actúan por cuenta propia. "Una de las mayores preocupaciones gubernamentales está en el seguimiento de la radicalización de individuos alineados ideológicamente con el Estado Islámico", señala el informe elaborado por los servicios de inteligencia nacionales.

La cita olímpica en Brasil no ha dejado, sin haberse celebrado aún los JJOO, la reacción esperada por la organización. Según un sondeo elaborado para ‘Folha de Sao Paulo', el 50% se opone a la celebración de los Juegos, el doble que hace un año y sólo un 40% ve con buenos ojos la histórica cita olímpica de Río. A pesar de los datos el 64%, de las 2.792 personas entrevistadas, creen que la cita olímpica dejará más cosas buenas que malas, aunque los habitantes de Río lo ven diferente y el porcentaje de optimistas baja hasta el 47%.

Si todo esto fuera poco, hay que añadir la situación política del país. Dilma Rousseff sigue suspendida de su cargo y conocerá la resolución de su juicio político tras los Juegos Olímpicos. Los sondeos de los periódicos a senadores sugieren que Rousseff probablemente sea encontrada culpable y despedida de su cargo. El presidente interino de Brasil, Michel Temer, necesita confirmar la expulsión de Rousseff lo más rápido posible para lograr la legitimidad que requiere para tomar las duras medidas que a su juicio son necesarias para recuperar la economía local.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon