Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Abengoa, a contrarreloj para evitar el concurso: ¿habrá acuerdo con los acreedores?

Bolsamanía Bolsamanía 25/03/2016 Bolsamanía

Después de más de cuatro meses de duras negociaciones, Abengoa está en la recta final para evitar el concurso. La fecha límite es este lunes 28 de marzo, cuando necesitará tener al menos el 60% de la aprobación de los acreedores a una reestructuración de su deuda si quiere evitar la que podría ser la mayor quiebra de la historia de España.

"Tenemos ya firmado o comprometido a bancos y tenedores de bonos por más del 60% de la deuda, que es el quórum imprescindible para acabar con esta pesadilla en unos días, refrendar lo pactado y ganar tiempo para llegar al 75% y lograr la homo­logación judicial", aseguraron el miércoles fuentes de Abengoa citadas por La Vanguardia. No obstante, la Asociación de Proveedores y Subcontratistas de Abengoa (Aprosab) ha apuntado la situación financiera de la empresa es "muy comprometida", aunque ha precisado que la negociación entre la multinacional andaluza y los proveedores sobre la quita de la deuda es "elástica y no tan rígida", según recoge Europa Press.

"DESTRUCCIÓN DE VALOR" SI HAY CONCURSO

La multinacional andaluza solicitó formalmente ante el Juzgado número 2 de lo mercantil de Sevilla el preconcurso el pasado 26 de noviembre, ante la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones con bonistas, acreedores y proveedores. Además, pagó con retraso la nómina de febrero.

La compañía ha asegurado en todo momento que quiere evitar la situación de concurso y ha asegurado que implicaría "una destrucción de valor para acreedores y accionistas muy superior a la de cualquier escenario de continuidad, todo ello sin evaluar el enorme coste social que tal situación implicaría".

Esta semana Abengoa anunció un acuerdo con varios prestamistas para obtener una línea de liquidez que supera los 137 millones de euros con vencimiento para el día 23 de septiembre de 2016, aunque bajo ciertas circunstancias podría alargarse durante un año.

Se trata de una señal más que podría hacer pensar que el acuerdo definitivo estaba cerca, pero a falta de menos de tres días y con fin de semana por medio para la fecha límite aún no está confirmado. La empresa explicaba en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): la línea de crédito se concede “en el marco de las negociaciones que la sociedad está manteniendo con un grupo de sus acreedores financieros que comprende a bancos y tenedores de bonos emitidos por el grupo de Abengoa para la reestructuración de su endeudamiento”, así como la “recapitalización en línea con los parámetros de un acuerdo que fue anunciado el 10 de marzo de 2016”.

CLAVES DEL PLAN DE VIABILIDAD

La línea de financiación le permite a Abengoa seguir respirando en caso de que evite el concurso, algo que conseguirá si al menos el 75% de los acreedores se adhiere a su plan de salvación, que incluye una reestructuración de deuda del 70% mediante un canje por acciones, que haría que bancos y bonistas se convirtieran en los principales accionistas de la multinacional de ingeniería, energías renovables y construcción.

No obstante, para sortear la 'quiebra', necesita el apoyo del 60% de los acreedores. Con ello, obtendría una prórroga que se conoce como standstill. Un periodo en el que podría seguir intentando captar acreedores a su causa y alcanzar el porcentaje del 75%, lo que obligaría al resto a aceptar también las condiciones pactadas con los primeros.

La firma de asesoramiento Alvarez&Maral presentó en enero un plan de viabilidad al Consejo de Administración que fue aprobado y con el que Abengoa obtuvo un principio de acuerdo con los bancos acreedores (Santander, CaixaBank, Bankia, Popular, HSBC y Credit Agricole) y con los bonistas, varios de ellos fondos de inversión. El plan de viabilidad o de salvación incluye finalmente, tras varios cambios y matices, que la 'Nueva Abengoa' valdrá 5.395 millones de euros y tendrá una deuda corporativa de 4.923 millones.

La empresa indica que tiene un principio de acuerdo de reestructuración con los bancos Popular, Santander, Bankia, CaixaBank, Credit Agricole y HSBC, y con las entidades Attestor, Blackrock, Centerbridge, Delta A. M., D.E. Shaw, Elliott Management, Eton Park, Invesco, KKR Credit, Oak Hill Advisors y Värde.

Precisamente este último grupo de entidades, bonistas hasta ahora en su mayoría de la multinacional andaluza, actuarán como principales inversores en la apertura de la nueva línea de liquidez de 1.500 millones de euros, ya que aportaría en torno a 1.000 millones.

SALIDA DE BENJUMEA

Otra señal en favor del acuerdo fue la pérdida de poder de Felipe Benjumea, accionista mayoritario a través de Inversión Corporativa IC, su vehículo de inversión, y que junto a otros socios fundadores podría ver como se diluye su participación hasta ser minoritaria. De hecho, algunos medios han hablado de que en el caso de Benjumea pasaría del 51% actual hasta un 5%.

El pasado 1 de marzo el consejo anunció la destitución de José Domínguez Abascal como presidente y se nombró en su lugar a Antonio Fornieles Melero, hasta la fecha vicepresidente y consejero coordinador. La compañía justificó la decisión "con el objetivo prioritario de facilitar un acuerdo de reestructuración con los acreedores financieros de la sociedad y contribuir a potenciar la independencia de la misma del que a día de hoy es su principal accionista, Inversión Corporativa IC".

Asimismo, el consejo decidió "resolver el contrato de prestación de servicios suscrito por la sociedad con Felipe Benjumea Llorente el 23 de septiembre de 2015", cuando fue apartado de los mandos de la compañía, recordaba entonces Europa Press.

¿DEFAULT Y MEJORA DEL RATING A LA VEZ?

© Proporcionado por Bolsamanía

La agencia de calificación crediticia Moody's ha asegurado que mejorará la nota de Abengoa si la compañía consigue ejecutar la propuesta de reestructuración financiera, que contempla una quita de deuda del 70%, y que precisamente un día antes la calificadora dijo que según sus criterios sería default.

Moody's ha vuelto a pronunciarse sobre la delicada situación que vive Abengoa, que está en preconcurso y en plenas negociaciones con bancos y bonistas para evitar el concurso. La compañía presentó un plan de salvación que "incluye un canje para convertir en acciones el 70% de la deuda, lo que es un caso de default bajo las definiciones de Moody's", aseguró el día anterior la agencia, según Europa Press.

Sin embargo, no sería un default que empeoraría el rating, todo lo contrario. Moody's explica que si consigue llegar a un acuerdo con los acreedores y ejecutar el plan de viabilidad mejorará la calificación crediticia, que actualmente está en 'Ca', lo que significa "alto riesgo, en situación cercana a la insolvencia".

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon