Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Actas del BCE: 'Los tipos negativos pueden aumentar aún más la volatilidad de los mercados financieros'

Bolsamanía Bolsamanía 07/04/2016 Bolsamanía

Bolsamanía ha seguido en directo la presentación de las Actas de la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) del pasado 10 de marzo. Una reunión en el que se anunciaron una artillería de medidas orientadas a impulsar la reactivación de la economía europea.

En aquel encuentro, la institución decidió recortar los tipos de referencia desde el 0,05% y los tipos de facilidad de depósito en 10 puntos básicos hasta el -0,4%. Las actas reflejan que hubo amplio apoyo a esta medida, aunque varios miembros del consejo de gobierno se mostraron en contra de nuevas rebajas al considerar que golpearían a la estabilidad de los bancos y podrían "aumentar aún más la volatilidad de los mercados financieros".

Aun así, recortan las previsiones de inflación hasta el 0,9% y el 0,4% en 2016 y en 2017 respectivamente. Pero "el riesgo de un empeoramiento de las expectativas de inflación o de que haya deflación es todavía bajo". Eso sí, para marzo el BCE proyectaba una tasa de inflación negativa en el -0,1% que se mantendría durante algunos meses debido a los bajos precios del petróleo, pero repuntaría a finales de año. Como anécdota, comentar que la palabra inflación aparece recogida 81 veces en las actas, por dos veces la palabra deflación.

© Proporcionado por Bolsamanía

También hubo consenso sobre la ampliación de compra de activos incluyendo bonos corporativos, aunque hubo discrepancias sobre la eficicacia del programa, que sí tendrá un impacto en el abaratamiento del coste de financiación de las empresas pero hay dudas en torno al efecto en sus inversiones.

Caídas en el mercado antes y después de las actas

Las bolsas europeas cotizan con caídas tras la publicación de las actas del BCE, similares a las que experimentaban antes.

El Ibex 35 se deja un 0,3%, por debajo de los 8.400 puntos, mientras que el CAC pierde un 0,2%, el DAX retrocede un 0,2% y el FTSE 100 desciende un 0,1%.

También hay opiniones a favor de recortar los tipos

p_id="30211">

El BCE reconoce "preocupación por el crecimiento global y continuo sentimiento de aversión al riesgo en los mercados globales". 

Las proyecciones macroeconómicas de marzo de 2016 de los expertos del BCE para la zona del euro previeron el aumento anual del PIB real del 1,4% en 2016, 1,7% en 2017 y 1,8% en 2018.

Estas previsiones han sido revisadas a la baja, en 0,4 puntos porcentuales en 2016 y 0,1 puntos porcentuales en 2017, "debido principalmente a las perspectivas de crecimiento debilitada para la economía mundial".

s a cuatro años, medida que "permite ganar dinero con márgenes reducidos pero sin riesgos. Son buenas noticias pero insuficientes", opina Daniel Pingarrón, analista de IG.

Las actas señalan que hubo amplio acuerdo con estas medidas, y que se hizo énfasis en la necesidad de animar los nuevos préstamos con precios más bajos para hacerlo con condiciones de financiación atractivas para los bancos. 

Preocupación por el papel de los bancos centrales

"Algunos miembros expresaron su preocupación por las continuas operaciones de los bancos centrales para reemplazar el funcionamiento de los mercados privados y perpetuar la dependencia de los bancos con la financiación de la zona euro, así como sobre el tamaño del sistema de incentivos de precios propuesto", señalan las actas del BCE.

Preocupación por el crecimiento global

El BCE reconoce "preocupación por el crecimiento global y continuo sentimiento de aversión al riesgo en los mercados globales". 

Las proyecciones macroeconómicas de marzo de 2016 de los expertos del BCE para la zona del euro previeron el aumento anual del PIB real del 1,4% en 2016, 1,7% en 2017 y 1,8% en 2018.

Estas previsiones han sido revisadas a la baja, en 0,4 puntos porcentuales en 2016 y 0,1 puntos porcentuales en 2017, "debido principalmente a las perspectivas de crecimiento debilitada para la economía mundial".

A pesar de las opiniones negativas, en forma de advertencias, la propuesta de recortar los tipos de referencia y de facilidad de depósito encontraron un apoyo mayoritario en el seno del BCE. Varios miembros expresaron "una serie de argumentos alegando beneficios de un nuevo recorte en el tipo de facilidad de depósito", y aseguraron que "los bancos parecen beneficiarse del entorno de bajos tipos de interés, ya que la disminución de los ingresos por intereses fueron más que compensados por menores costes de financiación y una expansión de los volúmenes de crédito, junto con las posibles ganancias a través de los activos".

De hecho, "el consejo de gobierno no descarta futuros recortes de los tipos de interés, si hay nuevos choques que pudieran cambiar el panorama de la inflación, lo que podría justificar una mayor acción de política monetaria".

Asimismo, recortan las previsiones de inflación hasta el 0,9% y el 0,4% en 2016 y en 2017 respectivamente. Pero "el riesgo de un empeoramiento de las expectativas de inflación o de que haya deflación es todavía bajo".

Como anécdota, comentar que la palabra inflación aparece recogida 81 veces en las actas, por dos veces la palabra deflación.

="30207">Opiniones en contra de los tipos negativos

El BCE recortó en su última reunión los tipos de referencia desde el 0,05% hasta el 0,5%, y en 10 puntos básicos el tipo de facilidad de depósito hasta el -0,4%. "No obstante, se expresaron diferentes puntos de vista sobre los costes y beneficios de moverse aún más en territorio negativo".

En este sentido, dejar los tipos de referencia en negativo, como han hecho las autoridades monetarias de Japón, Suiza, Suecia o Dinamarca, podría "tener efectos secundarios indeseables", particularmente por "un exceso de liquidez de rápido crecimiento", señalan las actas de la última reunión de la institución que preside Mario Draghi.

Asimismo, un recorte adicional del tipo de facilidad de depósito podría tener "efectos adversos sobre la estabilidad del sector financiero" ya que presionaría sus márgenes. 

Así, reducir aún más los tipos podría hacer que los bancos aumenten los tipos de los préstamos o busquen otro tipo de ingresos, lo que "podría exacerbar aún más la volatilidad del mercado financiero y perjudicar directamente la confianza de los hogares y de las empresas de la zona euro"

¿Cómo afecta el programa QE a las empresas?

El programa de compra de bonos del BCE (QE, por sus siglas en inglés) tendrá "un impacto directo en las condiciones de financiación de las empresas", aunque hay "dudas" en cómo afecta esto a las inversiones de las empresas, ya que inicialmente el BCE comprará bonos de grado de inversión, cuyos costes de financiación "ya eran muy bajos".

Las actas también reflejan que hubo consenso mayoritario en que sólo se incluyeran bonos con un rating elevado (excluyendo así los que tengan calificación de bono basura).

La propuesta de incluir bonos denominados en euros con grado de inversión y emitidos por las instituciones no bancarias "tuvo un amplio apoyo". "Se observó que las compras podrían tener importantes efectos secundarios en las condiciones de financiación de las pymes a la luz de la evidencia internacional que indica que el sector bancario redirige préstamos a las pymes cuando la emisión de bonos de grandes empresas sustituye al endeudamiento bancario", señalan las actas de la autoridad monetaria de la zona euro.

No obstante, "también hubo observaciones preventivas relativas a la posible eficacia de las compras de bonos corporativos. Se observó que, en la zona del euro, el mercado de estos bonos no ha sido en general muy líquido o grande, y las compras en un mercado así podrían distorsionar el mercado".

"30197">

Las actas del BCE señalan que hubo un amplio acuerdo en la reunión sobre la necesidad de expandir las compras mensuales de bonos a través de instrumentos corporativos.

No obstante, "algunos miembros reiteraron sus reservas respecto a los bonos del sector público, y expresaron su preocupación como en ocasiones anteriores sobre una mayor expansión de las compras de activos", señalan las actas. Así, en la reunión se escucharon opiniones sobre que la compra de deuda pública puede seguir siendo "un elemento de contingencia", pero sólo se utilizará en un escenario adverso, como "ante una deflación inminente, algo que no hay en la actualidad".

En este sentido, los miembros del BCE creen que "los costes y riesgos de aumentar más las compras de activos del sector público serían mayores que sus beneficios potenciales".

bre una mayor expansión de las compras de activos", señalan las actas. Así, en la reunión se escucharon opiniones sobre que la compra de deuda pública puede seguir siendo "un elemento de contingencia", pero sólo se utilizará en un escenario adverso, como "ante una deflación inminente, algo que no hay en la actualidad".

En este sentido, los miembros del BCE creen que "los costes y riesgos de aumentar más las compras de activos del sector público serían mayores que sus beneficios potenciales".

a monetaria del BCE". En este sentido, los miembros de la autoridad monetaria creen que "para los países con espacio fiscal disponible, la inversión pública se podría aumentar, mientras que a nivel europeo hay una necesidad de ver más resultados del Plan de Inversiones de la Comisión Europea para Europa".

Así, "los miembros reiteraron la necesidad de que otras áreas de política para apoyar el crecimiento sostenido de la producción y que la política monetaria por sí sola no era suficiente. Había una necesidad de que tanto las reformas estructurales y la política fi

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon