Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Análisis | Ciudadanos, el gran actor del cambio

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 11/07/2016 Antonio Papell

Este martes tendrá por fin lugar la reunión entre el PP y Ciudadanos. No se entiende que hayan tenido que transcurrir más de dos semanas desde el 26J para que Rajoy y Rivera se encuentren, cuando desde el día siguiente de la consulta se sabía que este encuentro era clave para que pudiera comenzar a alcanzarse hacia la estabilidad.

Ciudadanos y Podemos, los “nuevos partidos”, son el resultado de la indignación social generada por la inoperancia y los errores abultados de los “viejos partidos” (inoperancia y corrupción). Y todo indica que, tras las dos elecciones celebradas, prosperará un gobierno de centro-derecha respaldado por PP y C's, cuya cooperación no será fácil -C's existe en buena medida por la ineficiencia del PP- pero viene impuesta por la soberanía popular, que ha forzado el final de las mayorías absolutas y exige por tanto el pacto y la coalición. De hecho, el centro-derecha obtuvo el 26J 182 diputados: 137 del PP, 32 de Ciudadanos, 5 del PNV y 8 de Convergencia.

Así las cosas, se equivocaría Rajoy si pensase que mediante pactos podrá mantener una clara continuidad de sus políticas. Es cierto que el país está creciendo a buen ritmo, pero también lo es que a costa de una lacerante desigualdad, que habrá que restañar a toda costa. Y no es ocultable que tenemos un serio problema territorial en Cataluña y que existe una clara demanda de regeneración y de reforma constitucional que modernice las estructuras de este país.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pues bien: este impulso hacia la equidad, hacia una negociación sincera con Cataluña -la mayoría social no es independentista pero está muy irritada con el Estado-, hacia la regeneración moral y la reforma constitucional deberá provenir íntegramente de Ciudadanos. Y Rajoy no tendrá más remedio que acatar el cambio y que adaptar su personalidad, tan inclinada a la prudencia, a estos nuevos tiempos. No será fácil pero no hay otro camino.

Ciudadanos enunció un decálogo en sus campañas electorales que con toda probabilidad será la base de la negociación, y que es precisamente éste: recuperar 2.800 millones de la amnistía fiscal del PP exigiendo el 10% de lo repatriado a los defraudadores, que tan sólo pagaron el 3%; suprimir las Diputaciones; instaurar el llamado contrato único (que ya se llama de otra manera) con indemnizaciones progresivas por despido para todas las nuevas contrataciones; reforma de la ley electoral y de la de financiación autonómica; suprimir los aforamientos de los políticos y los indultos para delitos de corrupción; aumentar el permiso de maternidad de 16 a 26 semanas; firmar un pacto nacional para la educación; impulsar un plan contra la pobreza infantil; y eximir a los autónomos de pagar su cuota cuando sus ingresos no lleguen al salario mínimo.

Esta es la materia del debate, pero nadie debe equivocarse: el cambio que exige la ciudadanía y que con seguridad impondrá Ciudadanos es más bien de maneras de gobernar, de estilo. El rigor frente a la corrupción no podrá tener una sola fisura, y ha de cesar esa arrogancia insoportable de la mayoría absoluta, de forma que todas las decisiones han de cribarse en el filtro del consenso social.

Antonio Papell

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon