Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Análisis | ¿Cómo puede ser que Juncker siga al frente de la Comisión Europea?

Bolsamanía Bolsamanía 20/09/2016 Antonio Papell

No es razonable que el luxemburgués Juncker siga al frente de la Comisión cuando una comisaria europea está persiguiendo las ayudas de Estado ilegales que aquél dispuso siendo jefe de gobierno de Luxemburgo.

En efecto, la Comisión Europea anunció el lunes la apertura de una investigación al Gran Ducado de Luxemburgo por las presuntas ventajas fiscales otorgadas a la compañía GDF Suez, el grupo energético francés, hoy llamado Engie. Las decisiones fiscales anticipadas o "tax rulings" acordadas por dicha empresa con las autoridades luxemburguesas "pueden haberle dado una ventaja injusta sobre otras compañías, violando así las reglas sobre ayudas de Estado", reza la acusación formulada. La Agencia Tributaria luxemburguesa admitió en efecto que GDF Suez tratara las transacciones financieras entre sus filiales como capital y como deuda al mismo tiempo, cuando, según un comunicado de la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, "una sola compañía no puede tener lo mejor de los dos mundos y ganar por los dos lados por una misma operación". "Una parte importante de los beneficios" de GDF Suez en Luxemburgo pudo gozar de una "doble no imposición", termina diciendo la comisaria, que saltó a la fama cuando arremetió contra Apple por un acuerdo parecido con Irlanda, que permitió a la empresa norteamericana ahorrarse 14.000 millones, que ahora en teoría deberá pagar.

Este caso es por ahora el último protagonizado por Luxemburgo de una larga lista de expedientes semejantes abiertos por Bruselas por ayudas de Estado ilegales a multinacionales de todo el mundo a través delos famosos ‘tax rulings', o acuerdos personalizados. Hasta ahora, la Comisión ya ha condenado al pequeño país a recuperar unos 30 millones de Fiat y está estudiando casos sospechosos relacionados con Amazon y Mc Donald's. Y, por supuesto, sigue abierto el escándalo de Luxleaks, que destapó acuerdos similares con 300 compañías que conseguían pagar menos del 1% por los beneficios declarados en el Gran Ducado, desviados de otros países europeos.

Pues bien: la mayor parte de estos pactos escandalosos e ilegales de Luxemburgo fueron firmados mientras Jean-Claude Juncker era primer ministro de su país. Es difícil de entender que los 27 países comunitarios, tan estrictos con la corrupción de sus superestructuras políticas, transijan con la permanencia en el cargo del jefe del gobierno europeo, que tiene además otras historias oscuras relacionadas con la persecución en su país de la libertad de expresión.

© Proporcionado por Bolsamanía

En concreto, va a ser muy difícil persuadir a la juventud española, en estado de rebelión contra las fuerzas políticas tradicionales, de que Europa es un horizonte limpio de transparencia y de imperio de la ley mientras este personaje siga presidiendo el ejecutivo comunitario.

Cómo disculpa, Juncker ha manifestado a veces un atracador de bancos es el mejor policía. Inaceptable cinismo en tiempos poco propicios para bromas de esta catadura.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon