Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Análisis | De la defenestración de Pascual a la irresuelta rivalidad entre Iglesias y Errejón

Bolsamanía Bolsamanía 17/03/2016 Antonio Papell

No había precedentes en toda la etapa democrática: la destitución fulminante del número tres de un partido –el secretario de Organización de Podemos- por el número uno –el secretario general- mediante un durísimo comunicado, emitido a altas horas de la madrugada, sin intervención alguna de los órganos colegiados de la formación política, es impropio de un sistema político en que los partidos son organizaciones democráticas por imperativo constitucional, con unas normas internas que establecen unas reglas de juego y ofrecen garantías a los cuadros y afiliados.

Como dijo el socialista César Luena en somero análisis tras conocerse la defenestración de Sergio Pascual, en el PSOE eso no hubiera sido posible.

La destitución, que recuerda las famosas purgas estalinistas, ha estado, además, cargada de oscuridades. Ha sido ulterior a la dimisión de varios miembros del sector errejonista del consejo ciudadano de Madrid que encabeza Luis Alegre, de la confianza de Iglesias. Pero las explicaciones iniciales que Podemos dio de semejante defección hacían referencia a la malquerencia de las otras fuerzas políticas, que pretendían desgastar a la formación emergente. En cualquier caso, la nota en cuestión hace a Pascual responsable de los mayores males:

"Los últimos acontecimientos –se dice- dan muestra de una gestión deficiente cuyas consecuencias han dañado gravemente a Podemos en un momento tan delicado como es el proceso de negociaciones para conformar un Gobierno del cambio". No hay más explicaciones, aunque al parecer se culpa también a Pascual de las dificultades de Podemos para embridar ciertos movimientos en la periferia del partido (Cataluña, Galicia, Cantabria, Rioja, etc.).

© Proporcionado por Bolsamanía

UNA RIVALIDAD NO RESUELTA

Tras esta guerra que empezó siendo solapada y que hoy es ya abierta y enconada, parece encontrarse la irresuelta rivalidad entre Iglesias y Errejón, aquél más vehementemente populista, éste más racionalista, inteligente y hábil, que adquiere todo su densidad en la difícil coyuntura actual en que hay que tomar decisiones sobre la gobernabilidad de este país. Frente al Iglesias desaforado e insultante, dispuesto a humillar al PSOE como primer paso para destruirlo y conseguir así el sorpasso, Errejón es más proclive a un acuerdo, a una política de contemporización. Prueba de esta confrontación es la actitud última de Monedero, apartado de la cúpula de Podemos por presiones de Errejón, que ha culpado a este (sin citarlo) de la crisis madrileña. Y es que la exclusión de Pascual ha polarizado actitudes, y poco a poco se van produciendo adhesiones y desmarques que delimitan las fuerzas en conflicto. De momento, Iglesias, que hasta en Twitter se cuida de recordar constantemente quién manda a sus seguidores, parece llevarse el gato al agua.

Antonio Papell

Análisis | ¿Errejón, nuevo líder de Podemos?

Vídeo | Pablo Iglesias y Errejón, ¿qué esconden sus mensajes amorosos?

Análisis | Por fin sabemos lo que es la 'operación Solana'

Iglesias convoca a los líderes autonómicos para explicar la situación, no irá Errejón

Los mejores memes y tuits de la 'pelea' de Iglesias y Errejón por el control de Podemos

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon