Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Análisis | Las prisas de Susana Díaz, celosa del liderazgo de Sánchez, no favorecen al PSOE

Bolsamanía Bolsamanía 28/03/2016 Antonio Papell

El 30 de enero, el comité federal del PSOE, a instancias de un grupo de barones territoriales escudados tras la andaluza Susana Díaz, tomaba la decisión de adoptar las fechas del 21 y 22 de mayo para la ceremonia congresual (la cúpula del partido pretendió que la convocatoria fuera tres semanas más tarde pero no fue escuchada).

© Proporcionado por Bolsamanía

Este calendario aprobado por el máximo órgano socialista entre congresos suponía que los aspirantes a la secretaría general debían presentar su candidatura entre el 11 y el 14 de abril; la elección del secretario general entre la militancia sería el 8 de mayo, y el congreso propiamente dicho tendría lugar el 21 y 22 de mayo. Quería decirse, pues, que si el 2 de mayo no se hubiera formado gobierno y el Rey hubiese disuelto las Cortes, el congreso se celebraría en plena precampaña electoral de las elecciones del 26 de junio. Y si hubiera gobierno encabezado por el PSOE -algo improbable en este momento pero no imposible-, Sánchez estaría dando los primeros pasos en La Moncloa.

El plan era descabellado, pero paradójicamente favorecía a Sánchez, ya que el actual secretario general ha sobrevivido a la derrota de su investidura y mantiene tanto el peso específico como el prestigio personal, de forma que en esta coyuntura tenía todas las ganar. En cualquier caso, el extemporáneo congreso perjudicaba a todo el PSOE porque la ciudadanía nunca entendería cómo puede ser que en momentos graves para la democracia española los socialistas se dediquen a contemplarse el ombligo y a intercambiarse los sillones. Y ésta es la razón por la que el aparato ha aceptado las peticiones de retraso que han llegado de la zona ocupada por Díaz: mañana, martes, se reunirá a primera hora la Ejecutiva socialista, que convocará el comité federal del sábado día 2 de abril, que a su vez retrasará el congreso hasta después de que este país tenga gobierno.

Todas estas maniobras que ocultan inconfesables ambiciones de poder y que demuestran que el interés general no siempre prevalece no son inocuas: los electores/ciudadanos toman nota y actúan en consecuencia. Porque las prisas de Susana Díaz, celosa del liderazgo de Sánchez, no favorecen en absoluto a un PSOE que lleva mucho tiempo desnortado y en busca de identidad.

Antonio Papell

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon