Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así afecta el problema de la banca italiana a Europa

Bolsamanía Bolsamanía 23/07/2016 Marta Gracia

El sector bancario italiano atraviesa por problemas de solvencia, ya que muchas de sus entidades acumulan un volumen muy elevado de créditos morosos. Además, el 19 de julio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha avalado las restricciones europeas para los rescates bancarios. A la zona euro no le interesa una ‘crisis bancaria' en Italia por el tamaño del sector y por la posibilidad de contagiar a otros países.

La banca de Italia no ha llevado a cabo el proceso de concentración y reestructuración que se ha producido en otros países, como es el caso de España, por lo que todavía hay un gran número de pequeñas entidades “que, en un entorno de mercado como el actual, de reducidos tipos de interés y, por tanto, en el que las entidades deben trabajar con márgenes muy reducidos, lo van a pasar mal”, tal y como explica Juan J. Fdez-Figares, director del Departamento de Análisis de Linksecurities.

© Proporcionado por Bolsamanía

Además, señala que “el problema al que se enfrenta el Gobierno italiano es que no puede capitalizar directamente las entidades ya que la nueva regulación europea lo prohíbe”. Así, cualquier proceso de reestructuración de un banco deberán soportarlo los accionistas, los bonistas y los grandes depositantes, algo "políticamente" muy difícil de asumir para el Gobierno italiano.

Las entidades italianas están lastradas por 360.000 millones de créditos morosos (de los que 200.000 millones son inexigibles) se han convertido en el blanco ideal de todas las incertidumbres y las turbulencias relacionadas con la salida de Londres de la Unión Europea. No se trata sólo de especulación financiera. El Brexit ha puesto el descubierto todos los problemas del sector bancario más frágil de Europa. Italia ha sido el único de los grandes países en no reparar las grietas que largos años de crisis económica han dejado en los balances de sus entidades.

NEGOCIACIÓN PARA SALVAR LA CRISIS

El pasado 8 de julio, la Banca de Italia le pidió al Gobierno de Matteo Renzi que actuase e inyecte dinero en el sector financiero del país. Tal y como dijo el gobernador de la entidad, Ignazio Visco, la banca italiana necesita un "respaldo público" que sea capaz de garantizar la estabilidad financiera en un escenario "lleno de riesgos", sobre todo tras la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE) en el referéndum del pasado 23 de junio.

Las últimas informaciones apuntan a que el Gobierno italiano, que notificó a la Comisión Europea (CE) su intención de garantizar la deuda bancaria de nueva emisión, podría realizar una inyección de hasta 40.000 millones de euros en el sector financiero. Todo ello con el objetivo de garantizar su solvencia ante el elevado nivel de créditos improductivos, cuyo volumen es de 360.000 millones de euros.

De esta manera, la banca del país está intentando negociar con sus socios de la UE un proceso intermedio para capitalizar las entidades más débiles. “Entiendo que a los demás socios de la UE y de la Zona Euro no le interesa una "crisis bancaria" en Italia dado el tamaño de este sector y dada la posibilidad de que termine contagiando a otros países de la periferia del euro, en concreto a Portugal, donde las entidades de crédito también son vulnerables”, explica Juan J. Fdez-Figares.

Por esto señala el analista que de llegar a un acuerdo "satisfactorio" que pueda asumir tanto el Gobierno de Italia como sus socios en la UE y en la Zona Euro, los valores bancarios rebotarán con fuerza en toda Europa, lo que favorecerá el comportamiento de los índices en los que el peso relativo del sector es elevado, algo que ocurre en el Ibex-35 y el FTSE Mib italiano. No obstante, “parece que se va a esperar hasta conocer los test de estrés del BCE para determinar realmente las ayudas necesarias”, añade.

¿CUÁLES SON LOS BANCOS MÁS AFECTADOS?

Unicredit, el único banco italiano entre las 29 entidades financieras demasiado grandes para permitirlas quebrar, ha perdido cerca del 60% de su valor en Bolsa desde el inicio del año mientras que las acciones del Monte dei Paschi di Siena han alcanzado mínimos históricos, pasando de 54 a 26 céntimos, desde que se celebrara el referéndum británico. Y es precisamente éste último el que más preocupa al Ejecutivo italiano y a Bruselas.

Por su parte, Monte dei Paschi di Siena, la tercera entidad financiera italiana por volumen de crédito, que a su vez se trata del banco más antiguo del mundo, acumula una caída de en torno al 75% en 2016.

Además, el pasado 1 de julio el fondo de rescate de Italia, denominado Atlante, tomó el control de la entidad financiera Veneto Banca, después de que Alemania y el resto de países de la Unión Europea hayan rechazado una recapitalización del sistema bancario italiano que el Gobierno de Matteo Renzi quería llevar a cabo tras el Brexit sin respetar las normas comunitarias, aduciendo que la salida de Reino Unido de la UE era un evento excepcional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon