Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Asesinato turistas argentinas: la dueña del bar las vio irse con los presuntos asesinos

Bolsamanía Bolsamanía 03/03/2016 Bolsamanía

Bolsamanía informó como Argentina y Ecuador viven un verdadero momento de horror. después de que dos jóvenes turistas argentinas, Marina Menegazzo (21 años) y María José Coni (22 años), desaparecidas el pasado 22 de febrero en Ecuador, fueron encontradas sin vida el domingo 29 de febrero en las inmediaciones de la playa Montañita (Santa Elena), poco a poco se van conociendo nuevos detalles sobre el suceso.

La complejidad de los hechos han despertado el interés de la prensa a nivel mundial y pone en entredicho el trabajo que vienen realizando las autoridades ecuatorianas, Según informa El Comercio, María, dueña del bar La Abogadita, de Montañita, Ecuador, en donde las dos turistas argentinas asesinadas habrían sido vistas por última vez, afirmó que las vio irse con los dos sospechosos detenidos por el crimen. La mujer señala que: "Ellas nunca entraron al bar. Estaban en la esquina, haciendo autostop. Más o menos tipo 3 y media de la tarde. Una de ellas tipo 5 y media se acercó y me dijo si le podía regalar agua porque tenían sed".

Además señala que "Llegó el chico que se llama 'El Rojo' (uno de los detenidos por asesinato), que todos lo conocen. Pidió una cerveza, se la di. Salió y cuando salí él estaban conversando el guardia de seguridad y el chico con las dos chicas. Tipo 8 y media más o menos se fueron caminando con el guardia de seguridad y el chico Rojo. Y yo me entré, es todo lo que vi"

Imágenes d los presuntos responsables del asesinato de la jóvenes ciudadanas argentinas q fueron aprehendidos ayer pic.twitter.com/ybbaX50YXI

— José Serrano Salgado (@ppsesa) 29 de febrero de 2016

EL ABOGADO DE 'EL ROJO'

En tanto, Atilio Alfonso Pilco, abogado de Aurelio Eduardo Rodríguez, alias "El Rojo", afirmó que Alberto Segundo Mina Ponce en la audiencia "se declaró culpable y narró con lujo de detalles" los asesinatos de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22). Según el letrado, su cliente nunca ingresó a la vivienda donde presuntamente ocurrió el doble crimen y solo acompañó a comprar una gaseosa a las chicas, a quienes les dio alojamiento y se retiró.

LA EMOTIVA CARTA DE DENUNCIA QUE SE HA HECHO VIRAL

El asesinato de las dos jóvenes no sólo ha generado tristeza e indignación, también ha surgido la polémica después de que algunas personas señalasen una supuesta irresponsabilidad de sus padres por haberles permitido viajar sin compañía a las jóvenes, sino que también se habló de una aparente imprudencia por parte de las víctimas, para terminar sugiriendo que fueron sus propias conductas las que motivaron el crimen. Como respuesta a esta idean han surgido numerosos comentarios y publicaciones defendiendo a las turistas argentinas, en especial destacamos la carta de Guadalupe Acosta, una estudiante de comunicación en Paraguay, que se ha convertido en viral y cuenta con casi medio millón de reacciones en Facebook, aquí está la carta completa:

Ayer me mataron.

Me negué a que me tocaran y con un palo me reventaron el cráneo. Me metieron una cuchillada y dejaron que muera desangrada.

Cual desperdicio me metieron a una bolsa de polietileno negro, enrollada con cinta de embalar y fui arrojada a una playa, donde horas más tarde me encontraron.

Pero peor que la muerte, fue la humillación que vino después.

Desde el momento que tuvieron mi cuerpo inerte nadie se preguntó donde estaba el hijo de puta que acabo con mis sueños, mis esperanzas, mi vida.

No, más bien empezaron a hacerme preguntas inútiles. A mi, ¿Se imaginan? una muerta, que no puede hablar, que no puede defenderse.

¿Qué ropa tenías?

¿Por qué andabas sola?

¿Cómo una mujer va a viajar sin compañía?

Te metiste en un barrio peligroso, ¿Qué esperabas?

Cuestionaron a mis padres, por darme alas, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Les dijeron que seguro andabamos drogadas y lo buscamos, que algo hicimos, que ellos deberían habernos tenido vigiladas.

© Proporcionado por Bolsamanía

¿Qué ropa tenías?

¿Por qué andabas sola?

¿Cómo una mujer va a viajar sin compañía?

Te metiste en un barrio peligroso, ¿Qué esperabas?

Cuestionaron a mis padres, por darme alas, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Les dijeron que seguro andabamos drogadas y lo buscamos, que algo hicimos, que ellos deberían habernos tenido vigiladas.

Y solo muerta entendí que no, que para el mundo yo no soy igual a un hombre. Que morir fue mi culpa, que siempre va a ser. Mientras que si el titular rezaba fueron muertos dos jóvenes viajeros la gente estaría comentando sus condolencias y con su falso e hipócrita discurso de doble moral pedirían pena mayor para los asesinos.

Pero al ser mujer, se minimiza. Se vuelve menos grave, porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños. Por eso y mucho más, me condenaron.

Y me apené, porque yo ya no estoy acá. Pero vos si estas. Y sos mujer. Y tenes que bancarte que te sigan restregando el mismo discurso de "hacerte respetar", de que es tu culpa que te griten que te quieran tocar/lamer/ chupar alguno de tus genitales en la calle por llevar un short con 40 grados de calor, de que vos si viajas sola sos una "loca" y muy seguramente si te paso algo, si pisotearon tus derechos, vos te lo buscaste.

Te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Vamos a pelear, yo a tu lado, en espíritu, y te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirán la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas.

LA FAMILIA PONE EN ENTREDICHO LA INVESTIGACIÓN

Las incógnitas surgen a partir de la información en la que se sostiene que ambas jóvenes fueron a esa vivienda voluntariamente. De hecho, después de la información proporcionada por las autoridades ecuatorianas, la familia de las dos jóvenes han expresado su rechazo a esta investigación y han afirmado que mucho de lo que ahí se dice es mentira. Gladys, la madre de María José Coni, cree que: "Plantaron los cuerpos, quieren resolver todo rápido, para sacarse el tema de encima".

En declaraciones a distintos medios argentinos, la madre negó que las chicas se hubieran quedado sin dinero. Dijo que por los datos con que cuenta, las chicas tenían dinero y tarjetas de crédito disponible. "El día que mi hija me contó que les habían robado 70 dólares del hostal, yo les ofrecí mandarles plata. Las chicas no estaban necesitadas de dinero ni de pasar por situaciones así", señaló. Al mismo tiempo que insistió: "Mi hija y la amiga (Marina Menegazzo) nunca se hubieran ido con esos dos sujetos que están mostrando".

Estos son los rostros de los sospechosos que en estos momentos se encuentran en prisión preventiva. Es más, en la audiencia de formulación de cargos, Segundo P. cambió su versión y dijo que Eduardo D. no tuvo participación en el asesinato de las dos jóvenes. A ambos les pueden poner una pena de entre 26 a 29 años. Lo que pone en evidencia que hay aspectos que se están ocultando en la investigación.

SOSPECHOSOS DETENIDOS

Un día después de encontrarse los cuerpos, el ministro del Interior también informó que se había procedido a detener a dos sospechosos en una vivienda en la que encontraron las pertenencias de las dos jóvenes. Según destaca el Universo.com, los dos detenidos no registran antecedentes penales. Uno de ellos es oriundo de Montañita, el otro trabajaba como guardia de la comunidad, era oriundo de Guayaquil pero vivía ya cuatro años en el lugar, indicaba por su parte el ministro del Interior, José Serrano.

PERO, ¿QUÉ OCURRIÓ?

Marina Menegazzo y María José Coni, las dos jóvenes turistas que primero habían estado en Cuzco disfrutando de unas vacaciones, ingresaron a Ecuador por Huaquillas, provincia de El Oro, el pasado 22 de enero por vía terrestre, y el 22 de febrero, a las 14:00 horas, dejaron la casa hostal donde estaban hospedadas en Montañita. Ese mismo día fue el último que consiguieron ponerse en contacto con su familia.

Y aquí vienen las dudas sobre todo lo ocurrido. Según explicaba el ministro en rueda de prensa, y de acuerdo con la versión del autor confeso Segundo P.M., entre las 20:00 y 20:30 de ese mismo día (22 de febrero) se acercó a él Eduardo D., alias 'el Rojo' para decirle que había dos jóvenes argentinas en una de las barras conocida como 'La Abogadita', por lo que se acercaron a ellas y alias 'el Rojo' se las presentó y le dijo que no tenían dinero y que iban a regresar a Guayaquil.

Ellos les dijeron que se quedasen esa noche en la casa de Segundo P., "una casucha... ", dijo el ministro. Las dejaron en el lugar y salieron de la vivienda. No obstante, los hechos ocurrieron después, en la madrugada, cuando ellos regresaron entre las 02:00 y 02:30 del 23 de febrero. Las chicas habían salido a comprar unos refrescos, lo que "se corrobora también con la versión de la propietaria de la tienda donde las dos chicas, tanto Marina como María José", hicieron la compra.

Regresaron a la casa de Segundo P. y al llegar Segundo P. estaba ebrio al igual que alias 'el Rojo', pero las dos turistas no, según el relató el autor confeso, señala Serrano. Luego, el autor confeso se quedó con María José Coni y alias 'el Rojo' estaba en otro espacio con Marina Menegazzo. Segundo P. "intentó abusar de María José Coni", quien reaccionó tratando de salir del lugar, dijo Serrano; pero él le golpeó la cabeza con un palo, causándole la muerte inmediata, agregó. Después, al ingresar el autor confeso al cuarto adjunto, porque escuchó un grito, se encontró con que alias 'el Rojo' había cortado el cuello de Menegazzo, quitándole la vida, para luego salir del inmueble entre las 02:30 y 03:00.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon