Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barroso culpa al Banco de España de errores de supervisión durante la crisis

Cinco Días Cinco Días 16/06/2014 Cinco Dias

El todavía presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, ha apuntado hoy el papel desempeñado por el Banco de España durante la crisis financiera en España por los “errores muy importantes” en supervisión."¿Por qué hubo crisis en España? La supervisión era solo nacional. Siempre que preguntábamos como estaba la banca y las cajas, la respuesta era que estaba todo perfecto y que el Banco de España era el mejor banco central del mundo", defendió Barroso, con el asentimiento durante su intervención en Santander del presidente del BBVA, Francisco González.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. EFE/Archivo © El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. EFE/Archivo El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. EFE/Archivo

Barroso no ha sido prolijo en la autocrítica en las decisiones de la Comisión Europea ante la crisis, ante la que Europa ha demostrado una "resistencia extraordinaria". "La respuesta de la UE no fue perfecta", reconoció, al apuntar a la "rapidez e intensidad" de los ajustes. Pero ha negado que la Comisión Europea tenga responsabilidad en la crisis económica española.

"Es mentira que la situación se deba al euro", ha añadido. En su opinión, "lo que está en juego es saber si podemos lograr un círculo virtuoso de resultados y legitimidad".

Barroso ha abogado por la honestidad política de los gobernantes europeos, que deben tomar la iniciativa en la construcción europea "con reformas, no con una revolución".

El presidente de la Comisión ha recibido hoy la Medalla de Honor de la Universidad Menéndez Pelayo y ha pronunciado un discurso en el que ha hecho un rápido balance de sus diez años al frente de la Comisión Europea, para centrarse con más hincapié en los desafíos pendientes. Cuando aún está caliente el demoledor resultado de las elecciones al Parlamento Europeo, que ha revelado el auge de las formaciones abiertamente antieuropeas, y cuando acaba de comenzar el proceso por el que deberá ser elegido su sucesor en el cargo, Barroso ha defendido la vigencia del proyecto europeo, para el que ha pedido valentía política por parte de los gobiernos.

"La evolución de Europa debe ser orgánica, no abrupta, de reforma, no de revolución", ha sostenido Barroso, que rechaza la idea de una constitución europea al modo de la que dio lugar a Estados Unidos pero sí reconoce la necesidad de "definir el proyecto común". En una velada alusión a posturas a menudo euroescépticas como la de Reino Unido, Barroso ha señalado que "algunos quieren en realidad ir para atrás y, al menos en la zona euro, es indispensable más integración".

La fórmula que propone Barroso para dar un nuevo impulso a la zona euro, que debe abordar graves problemas como elevado desempleo de países como España o Grecia, es abrir un debate político, no empezando la casa por el tejado con pormenores técnicos sino "hablar de qué modelo es necesario para unir nuestros destinos, qué podemos hacer juntos y qué separados". Y en este sentido, ha reclamado "honestidad intelectual" a los líderes políticos, a los que ha llegado a acusar de defender una idea en Bruselas y la contraria a nivel nacional. "Hay un problema de responsabilidad. La política europea no es algo exterior, debemos garantizar la paternidad de las decisiones que se toman", ha añadido.

Bruselas no tiene la culpa de la crisis española

"En España el antieuropeísmo no es muy fuerte pero sí es necesaria una responsabilidad moral para defender Europa", ha defendido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cinco Días

image beaconimage beaconimage beacon