Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

BNP da un potencial de subida del 23% al Ibex hasta los 10.739 puntos

Bolsamanía Bolsamanía 18/11/2016 Óscar Giménez
© Proporcionado por Bolsamanía

El Ibex cotiza en negativo en 2016, con un retroceso acumulado del 9%. Sin embargo, el índice “tiene todo a favor” para dejar atrás estas pérdidas y construir una tendencia alcista hasta incluso alcanzar los 10.739 puntos el año que viene, lo que supondría un rally desde los 8.718 puntos en los que ha cerrado este jueves del 23%, según las estimaciones de BNP.

El índice “debería estar ahora en los 9.400 puntos”, explica Estefanía Ponte, directora del departamento de economía y estrategia de BNP Paribas Personal Investors. La situación actual es que el Ibex descuenta un escenario equivalente a una caída del 1% del PIB, frente al crecimiento estimado por estos expertos del 3,2% para este año y del 2,5% para el próximo. Previsiones que en el banco han revisado al alza en los últimos meses por los ritmos de creación de empleo, que “están sorprendiendo con cada dato”, admite Ponte.

No obstante, el escenario de 2017 dependerá en gran parte de la evolución de la inflación y de las decisiones de los bancos centrales, arguye la economista de BNP. En este sentido, espera que el Banco Central Europeo (BCE) no altere su política monetaria mientras que la Reserva Federal (Fed) subiría los tipos en diciembre y otras dos veces el año que viene. Estos hitos afectarán a la curva de tipos del mercado de bonos, con una presión al alza a lo largo del año que debería beneficiar a los bancos. Por ello, "esperamos un comportamiento mejor que en los índices", anticipa Estefanía Ponte. No obstante, durante el último mes "el peso mexicano y en general las divisas latinoamericanas han frenado el buen comportamiento de los bancos españoles".

Así, los bancos marcarán el ritmo. Y esta tendencia dependerá de lo que ocurra en la curva de tipos de los bonos, que se verá afectada por los sucesos políticos y económicos: decisiones del BCE, referéndum en Italia, elecciones en Holanda, Francia y Alemania, etc. Lo que ocurra con estos hitos tendrá reflejo en las primas de riesgo. Así, para el Ibex establecen un cuadro con diferentes posibilidades: si la prima se queda en el 1% en 2016 y 2017, el Ibex se irá hasta los 10.739 puntos; con la prima en el 1,2%, que es el escenario central, el selectivo escalaría hasta los 10.533 puntos; por último, con una prima en el 2% el índice se iría hasta los 9.710 puntos.

MENOS POTENCIAL EN EUROPA Y WALL STREET

En renta variable europea, la proyección de estos expertos es que el Eurostoxx (el índice compuesto por 298 valores) pase de los 375 puntos actuales hasta los 390 puntos, lo que supondría un alza del 4% respecto a los niveles actuales, en un escenario en el que el PIB de la Eurozona crecería un 1,6%. El potencial de la bolsa europea está lastrado por las altas valoraciones, con un PER (veces que se recoge el beneficio en precios) muy por encima de su media histórica. Así, para que convergiera a una valoración más adecuada, la economista de BNP cree que sería necesario un crecimiento de los beneficios por acción (BPA) del 23% en promedio.

En Wall Street, el mejor comportamiento visto este año respecto a los índices europeos se debe a la composición de los selectivos. "La beta es mayor en el S&P 500 por el peso de las tecnológicas, mientras que el Eurostoxx se ha visto frenado por los bancos", resume Ponte. La directora del departamento de economía y estrategia hace así referencia a una variable que mide la variabilidad de un índice. En este caso, considera que el S&P 500 refleja la evolución de la economía y de las empresas de forma más rápida que en Europa.

La previsión en este caso es de un crecimiento de la primera economía mundial del 1,7% en 2016 y del 2,2% para 2017. El objetivo marcado para el S&P 500 es de 2.290 puntos, un nivel que se sitúa un 5% por encima del actual. Ponte también ha explicado lo que espera del 'efecto Trump': "La victoria de Donald Trump implica, en principio, una política fiscal más expansiva, lo que deteriorará el déficit público, pero generará un efecto positivo en el crecimiento a través de más gasto e inversión pública". Sin embargo, podría provocar un efecto negativo en el consumo privado si las expectativas de inflación se materializan y encarecen los tipos del mercado.

Otro activo que vigilan con cautela los analistas de BNP es el petróleo. En este caso, la proyección es que escale en torno a un 40% a lo largo de los próximos meses hasta situarse en una horquilla entre los 60 y los 65 dólares. Por el lado de la oferta, la previsión se justifica en que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) determinará finalmente este mes un acuerdo de techo de producción, algo que anticiparon en Argelia el pasado mes de septiembre pero en torno a lo que han surgido profundas dudas en el mercado durante las últimas semanas. Por su parte, el resto de productores que no forman parte del cártel "experimentarán un pequeño aumento de la producción, según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE)", según el supuesto de los estrategas de BNP.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon