Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brasil | La estrategia de Michel Temer para recuperar la confianza de los mercados tras la salida de Rousseff

Bolsamanía Bolsamanía 13/05/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

Michel Temer se ha convertido en el presidente en funciones de Brasil tras la decisión del Senado de iniciar el 'impeachment', como se conoce al juicio político, contra Dilma Rousseff, que ha supuesto que haya sido apartada de sus funciones. El hasta ahora vicepresidente ha asumido el cargo para los próximos seis meses, tiempo que durará el juicio político, y ya ha formado su gabinete, compuesto exclusivamente por hombres. Esta es su estrategia para calmar a los mercados y recuperar la confianza de los inversores.

Una de sus principales medidas para lograr este objetivo ha sido colocar al frente de Hacienda a Henrique Meirelles, que fue presidente del banco central en los Gobiernos de Lula da Silva, un hombre que según recoge El País es querido por los mercados y al que se recuerda por reducir los tipos de interés, conseguir controlar la inflación y contribuir al crecimiento del PIB de Brasil. La idea de ponerle al frente de este ministerio no es nada descabellada, dada la complicada situación que tiene por delante Temer.

Sobre todo porque debe disipar el pesimismo que reina en el país, lidiar con las consecuencias del caso Petrobras, que afecta a políticos de todos los partidos, y tratar de reanimar la economía ya que el PIB amenaza con caer un 3,8% este año, igual que ocurrió en 2015. No obstante, no todos los nombramientos han sido 'aplaudidos'. A la polémica de que el Gobierno esté formado sólo por hombres blancos hay que sumar el hecho de que ha colocado al frente de Justicia a Alexandre de Moraes, el actual secretario de Seguridad del Estado de São Paulo, una decisión muy criticada dado que durante su gestión la policía fue responsable de uno de cada cuatro asesinatos en la ciudad de São Paulo, y Moraes, además, ha defendido la represión violenta de protestas por parte de la policía.

OBJETIVO: PACIFICAR BRASIL

Pese a ello, en su discurso de toma de posesión el propio Michel Temer aseguró que su objetivo era "pacificar" Brasil. Concretamente, anunció un "Gobierno de salvación" con el que superar las crisis económica y política, y con este objetivo apeló a la "armonía" entre los poderes del Estado. "A pesar del entusiasmo, entendemos el momento difícil por el que estamos pasando, por eso, este jueves no es para celebrar, sino para reflexionar", señaló desde el Palacio de Planalto, sede del Gobierno brasileño, según recoge Europa Press.

"Partidos políticos, entidades organizadas y el pueblo brasileño deben prestar su colaboración para sacar al país de esta crisis", dijo el nuevo presidente brasileño, que afirmó que la agenda que se presenta es "difícil" pero confió en sacarla adelante con el apoyo de la clase política, los empresarios y el pueblo brasileño porque "nadie, absolutamente nadie, tiene individualmente las mejores recetas que necesita Brasil".

La prioridad del nuevo gabinete será "frenar la caída libre de la economía brasileña" y para ello propuso profundizar la alianza público-privada que Rousseff puso en marcha en la última etapa de su mandato. "Estos dos polos van a crear nuestra prosperidad", dijo Temer, que hizo hincapié en que "el Estado no puede hacerlo todo", sino que necesita que "el sector privado recupere su vocación natural de invertir y generar empleo y riqueza".

"Desgraciadamente, todos sabemos que Brasil aún es un país pobre, por lo que reafirmo que vamos a mantener los programas sociales", anunció, y defendiendo que "fueron proyectos exitosos a los que se debe dar continuidad". A este respecto, sostuvo que ninguna de las reformas que llevará a cabo "modificará los derechos adquiridos por los brasileños". Y también dijo que "todos los esfuerzos del Gobierno estarán centrados en la mejora de los procesos administrativos". "La moral pública se buscará mediante mecanismos de control" que podrían suponer despidos, concluyó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon