Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit: ¿Qué quiere Reino Unido y por qué molesta tanto al núcleo duro de la UE?

Bolsamanía Bolsamanía 19/02/2016 Bolsamanía

Como parte de la aversión de Reino Unido a una 'unión más estrecha', el primer ministro británico David Cameron quiere un compromiso firme de que el sector de servicios financieros, tal vez el mayor impulsor de la prosperidad económica del país durante los últimos 20 años, no se vea perjudicado por los intentos de Bruselas para apuntalar una zona euro inestable.

El ministro de Hacienda, George Osborne, ha abogado porque la City de Londres esté protegida de las disposiciones o regulaciones que podrían afectar a los bancos con sede en Reino Unido en desventaja con respecto a sus homólogos de la zona euro, lo que dañaría la integridad del mercado único.

Reino Unido tiene actualmente una opción de exclusión del proyecto de unión bancaria de la UE, que fue ideado tras la crisis financiera. La unión bancaria busca armonizar el proceso de resolución de los bancos europeos fallidos y somete a las instituciones financieras a un supervisor único bajo el paraguas del Banco Central Europeo (BCE).

En Reino Unido, sin embargo, el Banco de Inglaterra (BoE) es el único responsable de mantener la estabilidad financiera. Junto con otros organismos como la Autoridad de Regulación Prudencial, la autoridad monetaria que preside Mark Carney sigue decidiendo sobre la cantidad de capital que los bancos deben mantener frente a sus activos, o el nivel máximo de préstamos que se pueden dar como hipotecas, o si las primas a los banqueros deben estar protegidas o no.

Es esta flexibilidad para actuar fuera del "código único normativo" por la que Cameron lucha fervientemente. A medida que la zona euro avanza hacia la "unión monetaria", las intenciones de Osborne de mantener lejos el régimen regulador de la UE crece, lo que incide sobre las actividades de la City londinense.

¿POR QUÉ LE IMPORTA TANTO LA 'CITY' A LA UNIÓN EUROPEA?

El "núcleo duro" de los países de la Unión Europeo (UE), Francia, Bélgica, Alemania y Holanda, se resiste a dejar que Reino Unido se interponga en su camino en el intento de protegerse a sí mismos contra otra crisis financiera.

Gran parte de las preguntas en torno a la futura regulación bancaria siguen siendo "castillos en el cielo" cuando todo está en calma, pero se convierten rápidamente en "patatas calientes" políticas cuando la economía mundial se encuentra en crisis.

En el caso de una recesión mundial, existe preocupación en la UE que trata de relajar sus normas de préstamo de los bancos en un intento por estimular la actividad económica, dando a los prestamistas europeos una ventaja poco competitiva frente a sus pares británicos.

Por el contrario, tanto en París y Berlín están incómodos con una City bajo un sistema de regulación "más ligero" que perjudica el Viejo Continente y, dadas las conexiones transfronterizas, podría finalmente ponen en cuestión la estabilidad financiera en la UE.

Las últimas declaraciones del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, asegura que la Eurocámara no aceptará dar un trato especial a Reino Unido y aboga por limitar las concesiones para ayudar a mantener al país en el bloque de 28 países.

© Proporcionado por Bolsamanía

"Es seguro que nadie en el Parlamento Europeo votaría por un tratamiento especial para Reino Unido", ha dicho Schulz, en declaraciones a la radio alemana Deutschlandfunk.

Schulz ha dicho que hay dos condiciones necesarias antes de que se alcance un acuerdo. En primer lugar, no debería haber una división entre países de la zona euro y países que no pertenecen al euro pero están dentro de la UE, de tal manera que el nivel de supervisión y control de los bancos no sea menor en la City de Londres que en Fráncfort, París o Madrid. Asimismo, el político europeo ha señalado que los ciudadanos de la UE que trabajan en Reino Unido no deberían ser discriminados en beneficios sociales.

¿QUÉ OCURRIRÁ CON LA CITY SI SE PRODUCE UN 'BREXIT'?

Una de las principales incertidumbres que enfrenta el sector financiero británico es el nivel de acceso a los mercados europeos que se le concederá si, finalmente, Reino Unido deja de pertenecer a la UE.

Actualmente, la City opera bajo un "régimen uniforme" impuesto por Europa, que permite a Reino Unido exportar servicios financieros por valor de más de 20.000 millones de libras al Viejo Continente, lo que representa el 1,1% del PIB británico.

En caso de que el país dirigido por David Cameron sea designado como miembro asociado tras un "Brexit" se pondría en duda que este "pasaporte" del sector.

Las empresas y los reguladores de Reino Unido tendrían que asegurarse de que todavía cumplen las regulaciones existentes de Bruselas con el fin de recuperar el acceso al mercado único.

Para algunos organismos, como los fondos de cobertura ligeramente regulados, esto difícilmente sería un obstáculo para sus operaciones. Sin embargo, otros, como las cámaras de compensación, podrían enfrentarse a graves perturbaciones en su negocio.

"Las instituciones de la zona euro pueden utilizar la salida británica para tratar de lograr una mayor parte de la negociación y liquidación en euros dentro de Europa, teniendo negocios fuera de la City", asegura Simon Wells, experto de HSBC, en declaraciones a The Telegraph. "Esta es una amenaza muy real".

Un "Brexit desordenado" - en el que las relaciones entre el Reino Unido y el resto se vuelven duras - podría representar el "peor escenario", donde el sector financiero de Reino Unido ya no se considere competitivo frente a sus rivales europeos bajo el régimen regulador de la UE, dice Edward Chan, de Linklaters.

¿QUÉ PISTAS DAN LOS MOVIMIENTOS DE LA LIBRA SOBRE EL FUTURO DE REINO UNIDO?

La demanda de contratos que protegen a los inversores de un gran movimiento en la libra británica este verano, una indicación de que los inversores se están preparando para las consecuencias de un referéndum sobre la adhesión del Reino Unido a la Unión Europea, se ha disparado.

Si bien los mercados todavía tienen que mostrar una clara reacción a la posibilidad de una salida de un Brexit, los analistas hablan cada vez más de esto como un riesgo político que podría afectar a una gran cantidad de activos, desde el oro a los exportadores británicos y la gama alta de Londres bienes raíces.

El coste de las opciones sobre la libra alcanzó en los últimos días su nivel más extremo desde la crisis de deuda soberana de Europa. La volatilidad implícita en el mercado de opciones de seis meses del cruce Euro-Libra esterlina subió a poco más del 12% el jueves, su nivel más alto desde finales de 2011. .

Los inversores están principalmente utilizando estas opciones para protegerse contra una caída de la libra. El coste relativo de la compra de protección contra la caída de una libra, en comparación con el aumento de la moneda, está en su nivel más alto desde la crisis financiera mundial de 2008, de acuerdo con Hamish Pepper, estratega de Barclays.

¿CÓMO AFECTARÁ A ESPAÑA UN 'BREXIT'?

Alrededor de un millar de españoles, "como mucho", podrían verse afectados por el acuerdo que ultima Reino Unido con el resto de la UE y que contempla limitar las prestaciones sociales de las que en la actualidad disfrutan los ciudadanos europeos que se desplazen a trabajar a las islas británicas.

Son los cálculos que ha hecho este viernes el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press. El ministro ha precisado que estas limitaciones, que serían excepcionales y temporales, solo afectarían a los españoles que se mudaran al Reino Unido a partir de la entrada en vigor del acuerdo, no a los que ya se encuentran allí.

Se trata en realidad de unos complementos salariales a los sueldos más bajos, que no existen en ningún otro país de la UE y que buscan desincentivar que un trabajador prefiera estar cobrando la prestación por desempleo en lugar de aceptar un empleo mal remunerado.

El jefe de la diplomacia en funciones ha dado por hecho que en la cumbre europea que concluye este viernes en Bruselas "va a haber un acuerdo" pero ha expresado sus dudas respecto de si las concesiones a Londres "serán suficientes" para que el primer ministro británico, David Cameron, "convenza" a su pueblo "de que deben mantenerse en la Unión".

García-Margallo ha recordado que el líder de la oposición en Reino Unido, el laborista Jeremy Corbyn, critica por "escasas" las concesiones que Cameron ha logrado arrancar de la UE y que, tras conocer la oferta europea, las encuestas han reflejado un aumento de los partidarios en Reino Unido de salir de la UE. Cameron se ha comprometido a organizar un referéndum en su país antes de finales de 2017 --aunque se habla de que podría ser este mismo verano-- para que los británicos decidan si quieren permanecer o abandonar la UE.

El ministro en funciones ha reconocido que le preocupa la salida de Reino Unido de la UE, entre otras cosas porque si eso sucede, Escocia organizará otro referéndum para independizarse y entrar en la Unión, lo que daría alas --aunque no lo ha mencionado-- al independentismo catalán.

García-Margallo ha avisado de que si Reino Unido sale de la UE, los 19 países que comparten el euro deberían "meter otra marcha" y avanzar "a toda velocidad" hacia una federalización.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon